Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán aumenta su poder con el 'control' de nueve consejerías

Vallejo arranca una comisión de coordinación de innovación de todo el Gobierno

José Antonio Griñán, flamante vicepresidente segundo del Gobierno andaluz y consejero de Economía y Hacienda, ya no se enterará cinco minutos antes de que se apruebe en el Consejo de Gobierno de lo que se cuece en las departamentos económicos de la Junta de Andalucía. Ahora lo sabrá mucho antes, durante y después. "Desde la A a la Z", según fuentes próximas. Griñán, que lleva un tiempo diciendo que está de retirada política -"nosotros los que estamos yendo", ha dicho en alguna ocasión- emerge a sus 61 años como el nuevo hombre fuerte del Gobierno, un Pedro Solbes andaluz.

Coordinará todas las consejerías económicas a través de la comisión delegada de planificación y asuntos económicos. Aunque ya existe, ha dado poco que hablar de su eficacia. Hasta ahora esta comisión -muchas veces presidida por el secretario general de Ecomomía, Antonio Ávila-, se reunía para visar las leyes y las medidas económicas antes de su aprobación definitiva, pero como un "mero trámite", aseguran otras fuentes. Cinco eran las consejerías que estaban representadas en esa mesa.

Zarrías llevará la coordinación política de todo el Gobierno

Ahora, Griñán quiere ampliar su capacidad de maniobra y pretende supervisar nueve departamentos: Además de Economía y Hacienda, Innovación, Ciencia y Empresa, Obras Públicas, Vivienda y Ordenación del Territorio, Empleo, Turismo, Agricultura y Pesca, Medio Ambiente y Salud. "Y Administración pública cuando sea necesario", remachan los medios consultados.

Una de las quejas que más se ha oído en los días previos a que Manuel Chaves diera a conocer la formación de su Gobierno era la de la falta de coordinación entre las consejerías. Y eso es precisamente lo que se quiere evitar ahora. Una de las tareas prioritarias a la que se va a poner el vicepresidente segundo es la de "pilotar y controlar" desde el primer momento el nuevo acuerdo de concertación, ya que el aún vigente lo heredó de su antecesora, Magdalena Álvarez.

El vicepresidente primero y consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, seguirá presidiendo el consejillo -reuniones de viceconsejeros preparatorias de los Consejos de Gobierno- y ejercerá la coordinación política de todo el Gobierno.

Igualmente, para reforzar la transversalidad de las actuaciones del Ejecutivo se va a crear la comisión delegada de innovación bajo la presidencia del consejero de esta área, Francisco Vallejo. Éste quiere que en esa mesa estén los consejeros con competencias que afecten a su departamento como pueden ser, entre otras, Salud, con una potente área investigadora, y Administración Pública, cuyo reto es dar respuesta inmediata a los trámites administrativos a través de las nuevas tecnologías.

Vallejo pidió a Chaves un rango mayor en el Gobierno esgrimiendo su veteranía, por ser el consejero más antiguo (14 años). La nueva comisión delegada da respuesta a sus pretensiones, además de que Innovación figura en tercer lugar de la prevalencia del Gobierno. Las resistencias de Vallejo a quedar tal y como estaba en el nuevo Ejecutivo retrasó la ubicación definitiva de Mar Moreno al frente de la Consejería de Obras Públicas.

El nuevo Gobierno andaluz tomará posesión el próximo lunes en un acto que se celebrará en el sevillano Monasterio de Santa María de las Cuevas. Ayer para evitar que los consejeros entrantes y salientes se cruzaran, dando lugar a situaciones embarazosas, se ordenó a las nuevas incorporaciones -salvo a Mar Moreno quien asistió como ex presidenta del Parlamento- que no acudieran al acto de posesión de Chaves.

Del nuevo Gobierno una de las cosas que más ha llamado la atención ha sido la elección de Evangelina Naranjo para dirigir la Consejería de Justicia y Administración Pública. Su continuidad se lee en términos puramente partidarios, ya que Naranjo no pertenece al sector del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera. En Sevilla, como ha hecho en Málaga, Chaves ha jugado a dos cartas al situar a personas de la mayoría y de la minoría de las agrupaciones provinciales.

Las primeras reacciones que han llegado a dirigentes del PSOE del entorno jurídico y judicial ha sido de sorpresa, ya que se esperaba que Chaves optara por alguien de prestigio del mundo de la judicatura. Entre los nombres que se han barajado ha sonado con insistencia el de Juan Carlos Campo, vocal del Consejo General del Poder Judicial y portavoz del sector progresista. La creencia de que el presidente de la Junta apostaría por un perfil profesional cobró fuerza después del énfasis que puso el propio Chaves en su discurso de investidura de la necesidad de conseguir que la administración de justicia esté "a la altura" de la sociedad moderna. Además marcó como objetivos un plan de calidad de mejora de este servicio público.

Una vez nombrado el Gobierno la siguiente pieza que se moverá de manera inminente será la de los nombramientos de los senadores por la comunidad autónoma y los miembros del grupo parlamentario. De los cinco puestos que le corresponden al PSOE, tres serán hombres y dos mujeres. Es seguro que estarán el secretario de Organización del PSOE andaluz, Luis Pizarro, y José Antonio Viera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2008