Una oleada de atentados causa más de 70 muertos en tres ciudades iraquíes

Grupos terroristas lanzan ataques sincronizados en Baquba, Ramadi y Bagdad

Los insurgentes lanzaron ayer ataques terroristas en cuatro ciudades de Irak, matando al menos a 70 personas en tres de ellas y causando heridas a docenas. El más sangriento se produjo cerca de un edificio del Gobierno y la sede de un tribunal situados en el centro de Baquba, capital de la provincia de Diyala, una ciudad a 60 kilómetros al noreste de Bagdad que las fuerzas estadounidenses creían que ya se la habían quitado de las manos a los extremistas suníes el pasado verano.

Allí murieron al menos 40 personas, según el jefe de operaciones de seguridad de la localidad, aunque la policía y los equipos de emergencia encargados de recoger los cuerpos informaron de 53 muertos, entre ellos 12 niños. Otras 70 personas resultaron heridas, 34 muy graves.

La explosión destruyó restaurantes, tiendas y coches, y 15 de las víctimas tenían quemaduras que hicieron imposible su identificación. "Vi coches ardiendo, cuerpos carbonizados y cristales rotos por todas partes", comentaba Abu Ali, un testigo presencial. Baquba se había convertido en los últimos meses en una ciudad relativamente segura, pero la zona que la circunda es de las más peligrosas de Irak.

En Ramadi, capital de la provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, un terrorista suicida activó los explosivos que llevaba adosados a su cuerpo en un restaurante y mató a otras 13 personas. El restaurante suele ser utilizado por policías y estudiantes de la cercana Universidad, algunos de los cuales figuran entre los 15 heridos.

En Bagdad, un civil murió en otro ataque que tenía como objetivo a un comandante de la policía y sus guardaespaldas, y en Mosul un coche bomba estalló en un barrio cercano a la Universidad, que hasta ahora se había librado de la lacra terrorista que padece el resto de la ciudad.

Aunque en Mosul no hubo muertos, los indicios apuntan a que fue un ataque planeado cuidadosamente. Una primera bomba tuvo como objetivo un convoy militar estadounidense, y un segundo artefacto explotó pocos minutos después cuando la policía iraquí llegó al lugar. Cuatro agentes y ocho civiles resultaron heridos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los terroristas posiblemente intentaron que los ataques estuviesen sincronizados, en particular los de Baquba y Ramadi. Las dos ciudades no están cerca una de otra, pero los extremistas suníes han llevado a cabo en el pasado atentados coordinados.

Los cadáveres de las víctimas del atentado de Baquba, cubiertos con bolsas, en el patio del hospital de la ciudad.
Los cadáveres de las víctimas del atentado de Baquba, cubiertos con bolsas, en el patio del hospital de la ciudad.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS