_
_
_
_

La prostitución callejera, sin norma

La norma sobre la prostitución en las calles de Sevilla se queda en el cajón. El gobierno local en el Ayuntamiento (PSOE e IU) no incorporará finalmente en la nueva ordenanza antivandálica, que aprobará en breve, medidas para perseguir la prostitución en las calles de esta ciudad.

La concejal delegada de Convivencia, Nieves Hernández, justificó esta rectificación en que, tras cuatro meses de debate, no han logrado "los consensos necesarios". El PP, que propuso esta actuación, y las asociaciones de vecinos de los barrios afectados lamentaron la decisión municipal.

La normativa local tenía previsto actuar siempre contra el cliente con sanciones que podían llegar a 3.000 euros, al tiempo que los agentes policiales facilitarían información y ayuda a las prostitutas. Según el gobierno local, todos los agentes sociales coincidían en la necesidad de acabar con la prostitución en la calle pero no en que se apoyase sólo en medidas sancionadoras.

Esta marcha atrás, que adelantó ayer El Correo de Andalucía, cayó como un jarro de agua fría a los vecinos de Huerta del Pilar y Santo Domingo de la Calzada, en Nervión, Sevilla Este y Alameda de Hércules, donde se encuentran las zonas más evidentes de prostitución callejera.

El presidente de la asociación de vecinos Huerta del Pilar, José Carlos Díaz, manifestó a Europa Press la "absoluta indignación" de los vecinos afectados e insistió en que "se prometió para las elecciones municipales, no se cumplió, se volvió a prometer para las autonómicas y tampoco".

Ante tal situación, los vecinos se reunirán la próxima semana para "ver qué medidas se van a tomar", aunque avanzó que llevarán a cabo "protestas lo más llamativas posible, para que se vea claramente la indignación de los vecinos" y lamentó que "sólo queda la movilización en la calle, no por deseada, sino como último recurso".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así, concretó que la situación en el barrio sigue estando "muy mal", por lo que criticó que "los únicos que no se enteran de que existe este problema son los actuales regidores municipales".

"No se enteran o no se quieren enterar, por lo que tendremos que hacer que se enteren", sentenció el presidente de Huerta del Pilar, quien aseguró que los vecinos se sienten "totalmente desprotegidos".

Maximiliano Vílchez, responsable de seguridad del grupo municipal popular afirmó que "es un grave error del alcalde ignorar el problema".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_