Los más estilosos del reino unido

Los actores Daniel Craig, Daniel Day-Lewis y Jude Law aventajan en elegancia a la familia real

Daniel Craig, la primera encarnación rubia de James Bond en la gran pantalla, acaba de sumar a su creciente fama la proclamación como el varón mejor vestido de las islas Británicas.

Mientras el 007 del celuloide ha decidido abandonar el corte italiano de la firma Brioni por los diseños del tejano Tom Ford, el actor que le presta su rostro sigue fiel al más puro estilo inglés, que le ha procurado ese cetro de la moda por segundo año consecutivo. Concede los honores la revista masculina GQ, que, por primera vez, ha incluido en su listado anual a cuatro miembros de la familia real, aunque en lugares poco destacados.

Encabeza el pelotón de los Windsor el príncipe Enrique (con el puesto duodécimo), seguido de su padre, Carlos (25º), el duque de Edimburgo y el príncipe Michael de Kent (33º y 34º), pero no hay rastro de su hermano Guillermo, a pesar de que sus gustos suelen ir parejos.

Por delante de tan regias figuras, que suelen vestir trajes de la Savile Row, destacan los atuendos menos convencionales del oscarizado Daniel Day-Lewis (tercero) y sus colegas James McAvoy y Jude Law. El personaje que mayores réditos obtiene de su imagen, el futbolista David Beckham, queda relegado a un sexto puesto, toda una humillación para quien fuera el favorito en tres ediciones (de 2002 a 2004), a la que se suma su paradójica inclusión en una lista paralela de los peores vestidos.

El piloto Lewis Hamilton (15º) destaca entre las novedades de la selección de GQ, tan arbitraria como comentada, y que también ha incluido a una de las parejas más famosas del Reino Unido: David Furnish y su marido Elton John. Si bien es cierto que la publicación masculina ha reservado un espacio a la originalidad (el comediante Noel Fielding y sus perennes botas rojas ocupan el segundo puesto), no es ese el caso del famoso músico británico.

Traspasada la barrera de los 60 años, John proclamaba su intención de colgar su excéntrica indumentaria de antaño para dar paso a la sobriedad. La decisión quizá no haya sido bien acogida por sus seguidores, pero sir Elton puede alardear a partir de ahora de su etiqueta entre los más elegantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de abril de 2008.

Se adhiere a los criterios de