El coordinador regional de IU dimite en el peor momento de la coalición

Fernando Marín deja la gestión en manos de una dirección colectiva

Excepcionalmente sonrientes, los máximos responsables de Izquierda Unida en la región anunciaron ayer la nueva: desde ahora hasta diciembre una coordinación colectiva dirigirá la organización. Fernando Marín, su máximo responsable, anunció a los suyos el miércoles que se va: "Es necesaria una persona con más fuerza que yo para llevar a cabo la renovación de IU", dijo. Su decisión viene en el peor momento de IU, que con sólo un diputado, ha sacado el peor resultado de su historia en unas elecciones generales.

"Es necesaria una persona con más fuerza que yo para la renovación", dice
La situación de Madrid reproduce la estructura de IU en el Estado

Cinco personas al frente de las secretarias de Presidencia, Organización, Comunicación, Finanzas y Política Institucional, junto a Inés Sabanés, portavoz en la Asamblea, y Ángel Pérez, en el Ayuntamiento de Madrid, serán los encargados de mantener el tipo hasta diciembre, cuando se elija al nuevo coordinador en asamblea regional. Aunque la medida, según fuentes del partido, no es tan novedosa. Hace ya un año que se gestionan colectivamente.

Fernando Marín, de 68 años y actor de profesión, anunció el miércoles pasado en una reunión de la Presidencia Regional de su partido que dimitía. La noticia, según fuentes presentes en la reunión, pilló por sorpresa a todos. El objetivo de la convocatoria era la aprobación del informe de balance de las elecciones generales del 9 de marzo. "No hubo ninguna intervención incendiaria. Nadie le dio demasiada caña", explicaron esas fuentes. El informe se aprobó por unanimidad. Algo excepcional en IU, donde las reuniones no se caracterizan por ser tranquilas. Marín soltó la bomba en su última intervención: "Me voy, estoy agotado. No quiero ser obstáculo para ningún cambio". Eso es lo que dijo, según algunos de lo que estuvieron presentes. "Nos quedamos boquiabiertos. Nadie, ni siquiera los más cercanos a él, lo sabían". Aunque Marín lo desmiente: "Ya se lo había comunicado a mi círculo más próximo".

Todas las fuentes consultadas coinciden en que la dimisión tiene parte de agotamiento personal. "Estaba hecho polvo", insisten. Pero hay quienes apuntan a que Marín no tenía perspectivas de crecimiento en IU. "No encabezó las listas de Madrid a las elecciones autonómicas, tampoco ha ido al Congreso... Ha visto que el futuro de IU no pasa por su persona". Su respuesta es clara: "De ir al Congreso me habría plantado en los 72 años. Ya no estoy para eso". Marín es coordinador desde 2004, dentro de la corriente cercana al portavoz en la Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez. Sustituyó a Fausto Fernández con el con el 49,3% de los votos. En su día, Fernández, que apoyó una candidatura distinta, dijo que le "llenaba de preocupación" que hubiera sido elegido por menos de la mitad de los votos. Ayer, sin embargo, expresó su estupor: "Ahora que empezamos a estar todos confabulados para dejar las diferencias internas se va". Sabanés y el alcalde de Rivas-Vaciamadrid, José Masa, aseguraron que Marín había expresado ya sus ganas de irse por problemas de salud.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La situación de Madrid reproduce la misma estructura de Izquierda Unida en el Estado. Una Comisión Unitaria prepara la Asamblea Federal que previsiblemente en junio elegirá al sucesor de Gaspar Llamazares, actual coordinador general.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS