Entrevista:Estrategias Tempur - España | MIGUEL LORENZO SEARL

"Las imitaciones son una forma de reconocimiento"

De los transbordadores espaciales a los dormitorios de todo el mundo. Ésta es la trayectoria de la multinacional Tempur Pedic, que en 1998 recibió el reconocimiento de la NASA por adaptar la tecnología del programa espacial a usos médicos y domésticos. Sus acciones, tras la compra de la compañía sueca por parte de dos sociedades de capital riesgo, se pusieron en venta en Wall Street, y al finalizar el tercer trimestre del presente ejercicio, el beneficio de cada título ha aumentado un 44%, hasta 0,49 dólares, en comparación con el mismo periodo de tiempo de 2006.

Esta firma de descanso de gama alta está hoy presente en más de sesenta países con productos elaborados con el primer poliuretano viscoelástico conocido: el tempur, cuya fórmula es como la de la coca-cola, un secreto muy bien guardado. Gracias a este material, la compañía de origen sueco ha facturado, a nivel mundial, cerca de 800 millones de euros durante el ejercicio de 2007, un 15% más que en el anterior. Miguel Lorenzo Searl es su director general en España y artífice de la llegada de esta multinacional al mercado español.

"En España se valora el descanso, piénsese en la siesta, pero no se termina de comprender la importancia de elegir un buen sistema de descanso"

Pregunta. Han sido seleccionados por la Clínica Universitaria de Navarra (CUN) para las cirugías de larga duración.

Respuesta. Efectivamente, ha sido gracias a una prueba realizada a 400 pacientes de cirugía de larga duración durante un periodo de nueve meses, que fueron operados en colchones Tempur.

P. ¿Es importante para Tempur una prueba en un hospital?

R. No me parece que una y otra cosa sean incompatibles: la excelencia y rigurosidad de la Clínica Universitaria de Navarra hacen que su reconocimiento no esté al alcance de cualquier producto ni sea objeto de mercadeo.

P. ¿Se trata de un espaldarazo importante para sus productos en España?

R. Así es, y estamos orgullosos de ello, pero tampoco nos extraña, ya que creemos firmemente en la calidad de nuestro producto. No podemos olvidar que el origen y desarrollo del material tempur se enmarca en el programa espacial de la NASA en los años sesenta.

P. ¿Cuál es la principal característica de Tempur?

R. Nuestra principal baza es la capacidad del material tempur para adaptarse al peso y la temperatura del cuerpo, lo que reduce considerablemente las áreas de presión. Esta capacidad se ha demostrado idónea para mejorar la calidad del sueño, ya que disminuye drásticamente el número de vueltas que se dan mientras se descansa, y así resulta el sueño más profundo y reparador.

P. De todas maneras, sus productos no son muy económicos.

R. En comparación con otras firmas, nuestro precio es elevado, pero tampoco son baratos los coches de gama alta y no se cuestiona su relación de calidad precio. Nadie pretende que un coche de 8.000 euros tenga la calidad y las prestaciones de uno valorado en 30.000. En el de descanso, como en otros mercados, existen distintos niveles de calidad y también hay hueco para los productos low cost.

P. ¿Le preocupan las imitaciones?

R. No especialmente. En cierto modo es una forma de reconocimiento. Sí me preocupa que se confunda al consumidor denominando tempur o de manera fonéticamente parecida materiales que sencillamente no lo son. También me preocupa la forma de venta, ya que cada vez más proveedores venden sus productos en Internet, lo que en mi opinión carece de sentido, pues entiendo que hay que probar cuanto sea necesario antes de tomar la decisión de adquirir un colchón o almohada, y esto resulta difícil en la compra por catálogo, Internet o teletienda.

P. ¿Cómo es la cultura del descanso en España?

R. En España se valora bien el descanso, piénsese en la siesta, pero no se termina de comprender la importancia de elegir un buen sistema de descanso frente a otros elementos del hogar en los que cuesta menos invertir. Cuando elegimos un colchón o un somier tendemos a olvidar que pasamos un tercio de nuestra vida en la cama, mucho más tiempo que frente al televisor. Pero el español medio no considera un derroche comprar la mejor televisión del mercado y sí considera un lujo prescindible adquirir una cama en condiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50