Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Zarzuela, "sorprendida" por la difusión de cartas del Rey al Príncipe

Un libro recoge la correspondencia privada de don Juan Carlos a su hijo

La Casa del Rey está muy "sorprendida" por la publicación de unas cartas privadas que el Rey envió al Príncipe entre septiembre de 1984 y junio de 1985, durante la estancia de Don Felipe en el Lakefield College School de Canadá. La correspondencia se recoge en el libro El Príncipe y el Rey, escrito por el periodista José García Abad y editado por Ediciones El Siglo, que ayer salió a la venta.

Un portavoz de la Casa del Rey explicó que las cartas son "auténticas" pero se han publicado sin la autorización de sus dueños. "Lo único que podemos decir es que esas cartas no han salido de nadie que pertenezca a la Casa del Rey", afirmó. A pesar de tratarse de cartas privadas, a ellas pudo tener acceso en el pasado el personal que trabajó en esa etapa en Zarzuela.

Don Juan Carlos escribe las cartas a su hijo a máquina, según el autor del libro, porque su letra es "endiablada". Aunque el inicio y el final están redactados por el Rey a puño y letra. En ellas, don Juan Carlos aconseja a su hijo como futuro heredero. "Has de mostrarte animoso, aunque estés cansado; amable, aunque no te apetezca; atento, aunque carezcas de interés; servicial, aunque te cueste trabajo; entregado por completo a tu misión, aunque esto signifique privaciones y sacrificios", escribe. Y añade: "Piensa que te juzgarán todos de una manera especial y por eso has de mostrarte natural, pero no vulgar; culto y enterado de los problemas, pero no pedante ni presumido".

En la última carta, cuando don Felipe está a punto de acabar sus estudios en Canadá, el Rey le recomienda: "Es necesario no exagerar los extremos: ni hacerte antipático por una excesiva rigidez y por un alejamiento pronunciado, ni caer en el inconveniente de conceder demasiada confianza a las personas y esforzarte en aparecer en público muy próximo con una simpatía constante y ficticia". En las cartas, don Juan Carlos también habla de temas más personales. Le informa al Príncipe de cómo está la familia, le cuenta que su madre, la Reina, "le adora y le echa de menos". Y, como muchos padres, se queja de las pocas cartas que recibe de su hijo: "Acuérdate, Felipe, por favor, de escribirnos aunque sean cortitas".

[La Princesa de Asturias recibió anoche una ovación en Barcelona tras pronunciar en catalán casi la mitad de su discurso durante la entrega de los IX Premios de la Fundación Internacional de Mujeres Emprendedoras, informa Europa Press].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2008