Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LECTORES

Queridísimos (y fieles) lectores...

De jueves a jueves (con algún excepcional viernes) hemos llegado a los 10 años. Andrea ya tiene 15 y se baja de Internet partituras para su piano, algo impensable hace una década. Calabuig está a punto de jubilarse; a Fabre se le cae la casa del peso de Ciberp@ís y otras colecciones, y el veterano Carlos Barceló se ha quedado sin Daisy, pero tiene a Fly. Desde el inicio los lectores se convirtieron en activistas y propagadores del suplemento. Su participación en encuestas y concursos, amén de quejas y sugerencias, llenaban los buzones de correo; unos se engancharon a Para empezar, otros a las Direcciones; la mayoría siempre encontraba algo de su interés. Parece que en este tiempo nuestros lectores han pasado buenos ratos con el suplemento. Hora es ya de confesarles que Ciberp@ís también ha disfrutado y aprendido con sus lectores. Gracias.

Carlos Barceló.

"Claro que me acuerdo. Antes, en la portada del diario, anunciaban su publicación. Ahora ya no, aunque siga saliendo los Jueves". En 1999, Ciberp@ís celebró su primer aniversario. Carlos fue el lector de más edad que contestó a nuestra encuesta sobre los hábitos en Internet. Entonces tenía 77 años. Hoy, a los 86, sigue siendo un lector fiel: "Sólo compro EL PAÍS los jueves, por el suplemento. Me gusta estar al tanto de las novedades tecnológicas". Este malagueño de Rincón de la Victoria se siente "estupendo" 20 años después de su jubilación. Salta a la vista. Las dos fotos son casi idénticas.

Sólo cambia su acompañante, el perro, en la imagen de la derecha.

"La otra, pobrecita, murió". Todo un manitas, Carlos no para quieto. Electricidad, fontanería, arreglando cosas a los vecinos... y, cómo no, leyendo a diario su correo y conectándose a Internet. "¡Cómo ha cambiado en 10 años! Esto es mucho más rápido".

José Luis Calabuig.

Es comandante del Ejército de Tierra y colecciona "muchas cosas", tantas que tiene la casa "llena de trastos", entre ellos, los Ciberp@ís, desde el primero, "por el Para empezar". Su amiga Concha compra EL PAÍS y se los guarda. Ahora, este

alcoyano de 59 años quiere vender el piso y le horripila "desprenderse de ellos".

Jaume Fabre.

Su vecino le dijo que se le estaban torciendo las vigas. Y este periodista gerundense de 60 años se compró un local para guardar sus 10.000 libros, revistas y la colección de Ciberp@ís. "Por las Dudas y porque me olí que sería curioso conservarlo por la velocidad del cambio tecnológico. ¡Sólo hace 10 años y ya son antiguallas!".

Andrea y Julia de Blas.

La que antes era rubia ahora es morena. Y viceversa. Las hermanas De Blas, Andrea y Julia, posaron para Ciberp@ís hace nueve años. Andrea, la mayor, se acuerda "de que vinieron a hacer la foto". Entonces, con seis años, manejaba el ratón y los CD. Ahora,esta joven riojana aprende "Flash, Corel y ofimática en el instituto". Además, toca el piano y canta en un coro. "Me encantaría dedicarme a la música, pero creo que también estudiaré ciencias". De vez en cuando lee Ciberp@ís. "Por las Direcciones y para documentarme". Se ha comprado un portátil, que utiliza para escuchar música, escribir, navegar y descargarse partituras de sus grupos favoritos para tocar en el piano. "¿Mis webs? Muchas, YouTube, las de juegos...". También va con móvil, ha tenido hasta tres, que pagan sus padres. "Tengo asignados 20 euros al mes. Lo que más uso son los SMS"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2008