Crónica:29ª jornada de LigaCrónica
i

Máxima eficacia

El Betis aprovecha uno de sus dos tiros para ganar a Osasuna

El Betis tiró dos veces a puerta y se llevó tres puntos del Reyno de Navarra. Para ello, el conjunto verdiblanco pasó noventa y tantos minutos bajo el caparazón. Todo lo contrario que Osasuna, que disparó a gol más de una decena de veces y lo único que sumó fue incertidumbre sobre su porvenir.

Paco Chaparro planteó un partido de supervivencia. Le valía al Betis prácticamente cualquier cosa, por lo que no se sentía obligado a poner demasiadas ganas para cambiar el resultado con el que arrancaba el encuentro. Todo lo contrario que le sucedía a Ziganda, que intentó ganar el partido durante todos los minutos que duró el mismo. Pero los planes se le empezaron a torcer pronto. Tras una jugada de forcejeo con el bético Ilic, Delporte pidió el cambio. El técnico osasunista no se anduvo con remilgos y puso en la plaza del francés a un ariete clásico como se supone que es Portillo. Ziganda alteró la geometría de su conjunto y trasladó a Plasil a la izquierda mientras que Sola acompañaba al recién salido en la punta. Apuesta valiente de Ziganda. Y estéril.

OSASUNA 0 - BETIS 1

Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Cruchaga (Pandiani, m. 83), Josetxo (Héctor Font, m. 61), Monreal; Puñal, Javi García; Juanfran, Palsi, Delporte (Portillo, m. 20); y Sola. No utilizados: Elía; Javier Flaño, Miguel Flaño y Astudillo.

Betis: Casto; Ilic, Melli, Juanito, Fernando Vega; Arzu, Rivera; Edu, Capi (Lima, m. 78), Mark González (Odonkor, m. 92); y Pavone (Xisco, m. 82). No utilizados: René; Damià, Somoza y Sobis.

Gol: 0-1. M. 52. Mark González.

Árbitro: Velasco Carballo. Expulsó directamente a Javi García (m. 89). Amonestó a Fernando Vega, Arzu, Josetxo y Melli.

13.672 espectadores en el estadio Reyno de Navarra.

Osasuna tenía más presencia que fútbol. Del Betis no se supo nada hasta la primera mitad. El equipo sevillano estaba a oscuras, pero, desde luego, no ciego, por lo que se activo en cuanto Mark González vio el primer hueco que dejaban las líneas osasunistas y le puso un balón a Pavone, que lo corrió hasta el borde del área pequeña, en donde se quedó sin más opciones que intentar sorprender a Ricardo por el palo que éste tenia cubierto.

Al poco de comenzar la segunda mitad, tras un saque de falta, Mark González sí que acertó con la red. Ziganda cambió defensas por delanteros, pero le dio igual. La ineficacia atacante convirtió su dominio en una mentira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50