Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La línea 2 del metro sufre el segundo agujero en 48 horas

Fomento y la Comunidad crean ahora una comisión de seguimiento

Sellaron uno y apareció otro. En menos de 48 horas, los técnicos que trabajan a destajo en el túnel de la línea 2 de la estación del metro de Sol para reparar el agujero localizado el martes, descubrieron uno nuevo. Fue el miércoles por la noche. La línea permanece cortada entre las estaciones de Banco de España y Ópera por el incidente achacable a las obras de la macroestación de Cercanías que el Ministerio de Fomento construye debajo del suburbano desde noviembre de 2003 y que acumulan ya dos años de retraso.

El nuevo agujero está situado a 15 metros del anterior, más cerca del vestíbulo. Justo debajo, a 3,5 metros de profundidad bajo el túnel, está ya construido uno de los andenes de la macroestación.

El servicio de metro permanecerá cortado, al menos, hasta el próximo lunes por la mañana. La fecha de reapertura depende de "la seguridad y la marcha de los trabajos", según un comunicado conjunto emitido ayer por Fomento y la Comunidad de Madrid. El nuevo agujero fue descubierto al sondear para inyectar cemento. El jueves por la mañana, una portavoz de Transportes indicó que se hundió una nueva zona de un metro cúbico y achacó el incidente a un movimiento de tierras. Horas más tarde, después de que los técnicos de ambas administraciones concluyeran una reunión de cuatro horas, nadie entró a explicar las causas de lo ocurrido.

"Se están estudiando todas las variables", según el escueto comunicado conjunto. En la nota avanzaban otro matiz, la "plena colaboración" entre ambas administraciones. El jueves decidieron crear una comisión de seguimiento de las obras, tres días después de iniciar los trabajos bajo tierra y a otros tres de terminar previsiblemente los trabajos. La decisión es seguir con las 80 inyecciones de cemento en el suelo propuestas el martes.

Desde que la constructora Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) comenzó las obras en la estación por encargo de Fomento se han localizado al menos seis socavones. La empresa declinó hacer declaraciones.Desde la Consejería de Transportes advierten de que queda "la fase más difícil" de la obra. Tienen que derribar la bóveda de la línea 1 del metro en Sol (Pinar de Chamartín- Valdecarros) para conectar el suburbano y el Cercanías. "Es necesaria una buena coordinación porque no trabajamos en terreno virgen y hay que extremar precauciones", según una portavoz. La Comunidad ha solicitado a Fomento que deje esos trabajos para el verano, que es cuando el corte del servicio afecta a menos viajeros. El ministerio aún no se ha pronunciado sobre la fecha.

En el túnel de la línea 2 trabajan a destajo desde el martes, tras el hundimiento de una antigua arqueta, para retirar el balasto (la capa de piedras que amortigua el paso de los trenes) e inyectar cemento en previsión de hallar nuevos socavones. El miércoles una portavoz del ministerio aseguró que hace cinco meses dejaron de sellar el suelo porque "ya no cabía más". Pero el hallazgo del jueves indica lo contrario.

En octubre, Metro localizó otro socavón que sellaron sin cortar el servicio. No era la primera incidencia ni fue la última. Desde el inicio de la obra hace cinco años se han producido otros episodios similares. En 2005, una tuneladora abrió un hueco de 10 metros en la calle de Fuencarral. En marzo de 2006, una excavadora entró en la línea 6 del metro y provocó cortes del servicio. En 2007, el error afectó a los paneles informativos de las estaciones de Sevilla y Sol. Y hace dos meses, una máquina que trabajaba en superficie abrió un boquete en la estación del metro de Sol de la línea 1.

Magdalena Álvarez, ministra de Fomento en funciones, se ha comprometido a que la estación de Cercanías abra al público a mediados de 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 2008