Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ

Resaca tras la euforia

Con resaca se movieron ayer los mercados tras el día de euforia que vivieron el martes por la decisión de la Reserva Federal de recortar los tipos de interés. Al comienzo del día, parecía que la borrachera alcista de la jornada anterior continuaría, pero conforme pasaron las horas las compras flaquearon y cedieron terreno a las ventas.

Los inversores optaron al final por la prudencia, por esperar y ver, pues no cede la crisis financiera -causa principal de los problemas económicos actuales-. Un ejemplo: en lo que va de marzo el Euríbor, en todos sus plazos, ha subido todos los días y se vuelve a acercar a los niveles de agosto, cuando empezó el terremoto financiero.

Ni tan siquiera la buena jornada de los bancos -tan castigados en los últimos meses- animó las compras. En casi todos los mercados, los títulos de estas entidades figuraban entre los valores con mayores subidas.

En España, todos los bancos que ponderan en el Ibex 35 escaparon a los números rojos. Sólo los títulos de Bankinter tenían un valor menor al cierre de la sesión.

El tirón de Santander y BBVA, dos de los grandes, no fue suficiente para que el índice selectivo acabara con ganancias, pues Iberdrola y Telefónica, los otros blue chips, registraron pérdidas. Así el Ibex cedió un 0,5% y volvió a quedar por debajo de los 13.000 puntos.

El resto de mercados europeos vivieron una jornada paralela a la seguida en España: una subida inicial, pérdidas finales y protagonismo insuficiente de las compras en el sector financiero. El FTSE 100 londinense lideró las caídas entre los grandes del viejo continente. En la City, las entidades financieras tuvieron un comportamiento peor que en el resto de parqués. De hecho, el HBOS cayó un 7,08%.

En Nueva York, en cambio, el debut de Visa fue bien recibido. Tanto que, junto con los resultados de Morgan Stanley (mejores de lo previsto) insufló optimismo en el parqué al comienzo de la sesión, si bien conforme pasaron las horas llegó el pesimismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 2008