Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

Cunningham estrena una coreografía de manos vinculada a un proyecto digital

La coreografía y el retrato digital del bailarín, de 89 años, han sido realizados por el colectivo Open Ended Group y serán distribuidos en forma de 'software' de código abierto, bajo licencia Creative Commons

A sus 89 años, el bailarín y coreógrafo Merce Cunningham continúa innovando. Hace unas semanas, en Nueva York, Cunningham, junto con el colectivo Open Ended Group, lanzó la versión final de Loops preservation project, una coreografía sólo para manos y una obra digital, ambas open source, resultado de un trabajo iniciado en 2000. A lo largo de su carrera, Cunningham ha realizado numerosas colaboraciones con artistas vinculados a los nuevos medios. Ya en 1989 introdujo el uso de programas informáticos para preparar sus clases y espectáculos.

MÁS INFORMACIÓN

Las animaciones generadas a partir de los sistemas de captura de movimiento, aplicados al cuerpo de sus bailarines, han sido exhibidas como obras de arte autónomas. Ahora, en su clarividencia, ha elegido la filosofía del conocimiento libre para preservar y perpetuar su trabajo. Por ello Loops, tanto la coreografía como la obra digital, están disponibles a través de una licencia copyleft de Creative Commons, que permite la reproducción y uso para otros trabajos.

Cunningham estrenó Loops en 1971, en el MOMA de Nueva York, delante de una pintura de Jasper Johns, como una coreografía para todo el cuerpo, una de las pocas que nunca permitió interpretar a otro. En el año 2000, prácticamente retirado de la escena a causa de la artitris, decidió concentrar toda la acción sólo en sus manos. La coreografía fue grabada por múltiples cámaras y, gracias a una treintena de sensores, se capturó el movimiento de sus dedos.

Tridimensional

A partir de esas grabaciones, Marc Downie, Shelley Eshkar y Paul Kaiser, los tres miembros de Open Ended Group, han plasmado un retrato digital de Cunningham que no se basa en su apariencia, sino en en sus movimientos. La obra, originalmente encargada por el MIT, ha ido evolucionando hasta la versión 2008: tridimensional, en color y con software de código abierto.

Para la banda sonora se ha utilizado la voz de Cunningham, que lee unos fragmentos de los diarios, escritos a su llegada a Nueva York en 1937, acompañada por una secuencia de acordes de piano de John Cage que, gracias a un programa de inteligencia artificial, varía en cada actuación según el sonido y la semántica de la narración.

"El programa de inteligencia artificial confiere también cierta autonomía a las manos. Como la danza, que se interpreta en vivo y directo, también la obra digital se crea en tiempo real, así que nunca hay dos iguales", explica Kaiser, colaborador del coreógrafo desde los tiempos de Life Forms, un programa que, a partir de la posición inicial y final de una acción, permite visualizar las etapas intermedias, que Cunningham utilizó en más de una docena de obras para inventar movimientos.

La mayor novedad de Loops consiste en la decisión de un artista de la talla de Cunningham de poner todos los materiales, así como el código fuente de la obra digital, a disposición de cualquiera que lo use sin ánimo de lucro. "Nuestra intención no es sólo preservar y documentar la danza y su versión digital. El código abierto es una especie de testamento vital que permitirá a la coreografía y al software perpetuarse y ser recreados, incluso cuando las tecnologías actuales hayan sido superadas", indica Kaiser, quien empezó a trabajar con programa de motion-captures, a través de sensores, con Cunningham, en 1997.

En el caso de Loops es posible examinar los archivos de captura de movimientos en todos los detalles, acelerarlos o ralentizarlos, e incluso medir ángulos y correlaciones para esbozar análisis estadísticos.

De la misma forma, también la obra digital se revela en todos sus componentes a los ojos del público, que puede descargar el código, reescribirlo, modificarlo o utilizarlo para crear sus propias obras. "Loops trata de la memoria cultural amenazada por la tecnología digital, una tecnología que también ofrece soluciones. El código abierto permite reinterpretaciones creativas mucho más complejas que las actuales prácticas de remix, que operan sólo en la superficie y no en la estructura de la obra original. Para la preservación y evolución de Loops confiamos en la ayuda de manos desconocidas e inesperadas", añade Kaiser.

Simultáneamente al lanzamiento de Loops, Open Ended Group ha presentado Field, un sistema multimedia original para realizar obras técnicamente innovadoras en la música digital, la performance interactiva y los gráficos en tiempo real.

LOOPS: www.openendedgroup.com CUNNINGHAM: http://merce.org

Una vida dedicada a la danza

Merce Cunningham nació hace 89 años en Centralia, en el estado de Washington (EE UU). Estudió teatro y danza en la Cornish College of the Arts de Seattle. De 1939 a 1945 fue primer bailarín de la compañía de Martha Graham. Un año antes había protagonizado su primera actuación en solutario junto al compositor John Cage, con quien ha colaborado durante toda su vida profesional.

Ya en 1953 formó su propia compañía de danza. Desde entonces su firma está plasmada en más de 200 coreografías, entre ellas Un día o dos, con música de Cage y pinturas de Jasper Johns, por encargo de la Ópera de París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 2008

Más información