Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sir Paul debe 31,6 millones

Heather Mills tras el divorcio: "Estoy feliz. Ya puedo hablar"

Los cuatro años de matrimonio que compartió con Heather Mills, de 40 años, van a costarle a Paul McCartney 31,6 millones de euros, tal como dictaminó ayer el juez ante la incapacidad de la pareja de llegar a un acuerdo. La cantidad supera en 10 millones la oferta que el ex Beatle había puesto sobre la mesa, pero sobre todo está a años luz de la ambición de la antigua modelo, que reclamaba la friolera de 162 millones de euros.

Ese extremo se recoge en la sentencia que fue difundida ayer parcialmente, y cuya versión completa permanece congelada ante la anunciada decisión de Mills de apelar para que nunca salga a la luz. La ya ex señora McCartney invoca los "derechos humanos" de su hija, Beatrice, de cuatro años, para intentar evitar que se publiquen detalles sobre su vida privada, según explicó a la salida del tribunal. Veinte minutos antes había comparecido sir Paul, acompañado de su abogada, Fiona Shackleton (quien representó al príncipe Carlos en su divorcio de Diana), siempre amable pero sin pronunciar una sola palabra.

El magistrado Hugh Bennet ha prohibido a la pareja que difunda detalles del juicio -declaraciones, correspondencia, confidencias maritales- sin el permiso expreso de la otra parte. Las palabras de Mills a los periodistas, sin embargo, parecían sugerir que no se siente ligada a un acuerdo de confidencialidad: "A excepción de aquel programa de televisión, he permanecido callada durante 21 meses. Ahora me han dicho que puedo hablar".

Y desde luego se explayó, subrayando en primer lugar que se sentía "muy, muy feliz" con el desenlace del proceso. Mills ingresará en su cuenta bancaria 21 millones de euros, a los que se suman bienes valorados en más de 10 millones, una cantidad que dista mucho se suponer un récord en la historia legal del Reino Unido (el empresario John Charman, por ejemplo, desembolsó el año pasado 61 millones por su divorcio). El juez ha tenido en cuenta la brevedad de la cohabitación marital -desde 2002 a 2006- y que McCartney, de 65 años, amasó su fortuna antes de conocer a Heather. En su dictamen, estima el valor de los bienes del artista en 520 millones de euros, la mitad de la cifra que le atribuye la prensa.

La manutención de Beatriz -cuya custodia compartirán- correrá a cargo del padre, que desembolsará 45.000 euros anuales. Mills confirmó que ambas permanecerán en el Reino Unido. Dijo no querer formular opiniones sobre el ex Beatle, "por el bien de nuestra hija", aunque le acusó de buscar la difusión pública de la sentencia para "aparecer como el generoso sir Paul". También dedicó palabras agrias al sistema legal británico, "un club de privilegiados", y animó a los implicados en procesos de divorcio a que se defiendan a sí mismos en los tribunales, como ella misma hizo. En su incansable vocación de protagonismo como benefactora de diversas causas, sugirió que dedicará parte del dinero a ONG.

Paul McCartney, el segundo Beatle más popular de la Red

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 2008