Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:NBA

Primer revés de Gasol en los Lakers

El español sufre un esguince y, según el pronóstico inicial, será baja durante dos semanas

Pau Gasol se llevó ayer un susto morrocotudo en el New Orleans Arena. Sucedió apenas iniciado el partido, cuando trataba de hacerse un hueco entre la defensa de los Hornets al tiempo que lanzaba de gancho en un instante de intenso tráfico en la pintura. Su pie izquierdo aterrizó a medias sobre el de su compañero Radmanovic. La torcedura le hizo ver las estrellas y recordar su funesta experiencia en la semifinal del Mundial con la selección española, en septiembre de 2006, cuando ese mismo pie izquierdo, tratando de evitar al argentino Oberto, le provocó la peor lesión que ha sufrido en su carrera: una rotura del quinto metatarsiano que le mantuvo fuera de las canchas durante tres meses y medio.

Walton: "Es un duro golpe, especialmente porque también Bynum sigue de baja"

En principio, el primer revés de Gasol con los Lakers no parece ni muchísimo menos tan grave. Eso sí, igualmente muy doloroso. Tuvo que ser retirado inmediatamente de la cancha a hombros de sus compañeros. En la enfermería del pabellón que acogió recientemente el partido de las estrellas se disiparon, en principio, los peores presagios. No se apreció rotura alguna en las primeras exploraciones. Si todo se queda, como parece, en un esguince, las previsiones es que cause baja durante dos semanas. De ser así, se perderá los próximos tres partidos de la gira que empezó el equipo en Nueva Orleans y que proseguirá en Houston, Dallas y Utah, además de los que afrontarán los Lakers en el Staples Center frente a los Sonics y los Warriors. Su reaparición, de cumplirse a rajatabla los primeros pronósticos, se produciría frente a los Warriors, pero en el partido que les enfrentará el día 24 en Golden State, o el día 26, en Los Ángeles, contra los Bobcats. Dos semanas fue el periodo que Gasol estuvo inactivo durante la pretemporada con los Grizzlies cuando sufrió un esguince similar.

"Se me inflamó de inmediato el pie", explicó Gasol tras el partido que los Lakers acabaron perdiendo ante los Hornets por 108-98. Tan cauto como los médicos del equipo, que desean esperar para comprobar cómo evoluciona la lesión antes de someterle a nuevos exámenes y brindar un diagnóstico definitivo, Gasol manifestó su contrariedad por el percance: "Tenemos que asegurarnos de que no hay ningún daño en los ligamentos o, al menos, de que no sea demasiado importante. Odio tener que estar fuera del equipo y permanecer sentado en el banquilo". Durante los instantes posteriores a la lesión, el fisioterapeuta de los Lakers, Gary Vitti, le sometió a una sesión de electroestimulación. Para abandonar el New Orleans Arena, a Gasol se le colocó una bota especial para que pudiera apoyar el pie, aunque tuvo que ayudarse de dos muletas.

Era el 19º partido del 16 con los Lakers desde que se consumó su fichaje, procedente de los Grizzlies de Memphis, el pasado 1 de febrero. Justamente por aquellas fechas se perdió algunos partidos con su ex equipo debido a unas molestias en la espalda. En su recién emprendida etapa con el equipo de oro y púrpura, Gasol lleva una media de casi 20 puntos y 8,3 rebotes. "Es un duro golpe para el equipo, especialmente porque también Andrew Bynum continúa convaleciente", manifestó Luke Walton, alero del conjunto californiano.

Bynum, que, en principio, es el pívot titular del equipo y junto al que Gasol formaría en la posición de cuatro, se lesionó el 14 de enero y todavía se desconoce cuándo podrá reaparecer. Los Lakers, pese a su derrota en Nueva Orleans, se mantienen en el primer puesto de la Conferencia Oeste, aunque con el mismo balance que los Rockets y sólo un triunfo más que los Hornets, los Jazz y los Spurs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de marzo de 2008