Las consecuencias del 9-M

"Nunca dije que me iba", declara ahora el alcalde de Madrid

Como si aquí no hubiera pasado nada. Alberto Ruiz-Gallardón dice ahora que él no dijo que pensaba marcharse. Al menos públicamente. De esta manera, decidió ayer zanjar el lío en el que él mismo se metió el 15 de enero al comunicarle a Mariano Rajoy que dejaba la política: "Nunca lo dije y no me voy a pronunciar sobre cosas que no manifesté".

Lo dijo en privado, es cierto, pero se publicó en la prensa, lo confirmaron varias fuentes y él jamás lo desmintió. Es más, al día siguiente del varapalo más grande de su carrera, cuando Rajoy decidió no incluirle en las listas al Congreso y comunicárselo, para más dolor del alcalde, delante de Esperanza Aguirre, dijo: "Debo esperar a que pasen las elecciones para abrir una reflexión personal y compartida con las personas que me han acompañado estos años. Por lo tanto, será después del 9 de marzo cuando esa reflexión se produzca", anunció.

Más información

Han pasado dos meses, pero ayer era como si no se acordara de nada.

-¿Entonces no le dijo usted aquella noche a Rajoy que abandonaba?- le preguntaron.

Y él contestó: "Si yo le contara lo que le digo a mis hijos al final del día en función de cómo ha ido la jornada, se sorprendería usted mucho. Las cosas que un político dice son las que manifiestan a través de ustedes, los medios, a los ciudadanos. Las que se dicen en privado, en privado tienen que ser juzgadas".

"A disposición del PP"

Y así, en una rueda de prensa muy esperada, anunció Gallardón que se queda. Y lo hace, dice, influenciado por el ejemplo de Mariano Rajoy. "Su decisión (...) me lleva a manifestar que creo que es mi obligación y responsabilidad seguir en el puesto que los madrileños me han dado de una forma muy generosa en las últimas elecciones, estar como siempre a disposición de mi partido, y dar lo mejor de mí mismo en el cumplimiento de un contrato que es nuestro programa electoral".

Hace un mes, Gallardón comunicó a gente de su máxima confianza que renunciaba a la política nacional y que dejaría de acudir a las reuniones del comité ejecutivo del PP, los llamados maitines. Pero ayer también rectificó y dejó la decisión en manos del PP.

De quién sí se acordó fue de Esperanza Aguirre, cuando habló de apoyar a Rajoy. "Manifiesto un apoyo no condicional a Mariano Rajoy. Y la diferencia es que no se exige nada. Ni siquiera se solicita. Al menos, en mi caso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de marzo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50