Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Todos en venta menos Tamudo

El Espanyol decide combatir con traspasos una deuda de 52 millones de euros

El Espanyol está cansado de estrecheces y pretende dar un vuelco a su política deportiva. Revalorizada la plantilla por su condición de finalista de la pasada edición de la Copa de la UEFA y la internacionalidad de Riera, Tamudo y Luis García, el club aspira a una venta redonda. La táctica se denomina seis más seis. O, lo que es lo mismo, traspasar a un futbolista por unos doce millones de euros para repartir el dinero entre las arcas -a fin de paliar la deuda neta, de 52 millones- y el área deportiva para poder fichar. Todos los jugadores están en venta menos el capitán, Tamudo.

Hace poco, el Espanyol firmó el fichaje de Luis García, propiedad del vicepresidente Sebastián Javier, a precio de coste. La operación interesaba tanto al director deportivo, Paco Herrera, como al directivo y empresario, acuciado económicamente. "Así pasa a ser propiedad nuestra", se contenta Herrera, que se encontró con esta política de fichajes cuando entró en el club; "desde entonces, hemos preferido fichar a jugadores libres". Pero en la trastienda siguen Costa y Zabaleta, propiedad, entre otros, del presidente, Daniel Sánchez Llibre. "Es una faena porque Zabaleta es un jugador muy apetecible en Europa y, en caso de venderlo, no haríamos negocio", apunta Herrera. Las ventas, en cualquier caso, se dirigen por otro lado. Excepto Tamudo, emblema y 9 del Espanyol, todo el equipo está en venta. "No queremos hablar de altas y bajas, sino de que nuestra idea es sacar entre 12 y 15 millones para invertir en una apuesta", desvelan desde el club blanquiazul.

Acorde al plan inicial trazado el curso anterior, el área deportiva no quiere desmembrar al equipo. "Lo ideal sería concretar una sola venta. Somos partidarios de mantener el bloque y prolongar el fútbol que nos define", abundan desde la dirección deportiva. "No tengo ganas de vender. Pero entiendo las necesidades del área económica", rezonga Herrera. Desde Montjuïc, sin embargo, se desliza que Riera, Jarque y Luis García son los mejores colocados para un traspaso. Corominas y Moha, del mismo modo, parecen lejos del Espanyol. El primero está pendiente de otras ofertas. El segundo depende de la decisión que tome el entrenador, Ernesto Valverde, en mayo.

Aspirante a disputar las competiciones europeas, el Espanyol pretende incorporar un delantero centro y un lateral izquierdo para mejorar la plantilla y, por otra parte, cambiar la política de contratación. A saber: que fiche el club y los jugadores sean patrimonio de la entidad y no como ahora de los directivos a título individual.

La nueva política se denomina seis más seis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de marzo de 2008