Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Con intención de desprestigiar

La denuncia de Joaquín Estefanía en EL PAÍS del pasado 24 de febrero de que el PP, después de intentar triturar órganos judiciales y desprestigiar la sanidad pública en la Comunidad de Madrid, se ha aplicado en desprestigiar las instituciones económicas, puede ser incluida por derecho propio en la enciclopedia china (Emporio celestial de conocimientos benévolos) que Borges convirtió casi en personaje célebre por mezclar géneros y categorías.

La vileza de utilizar el dolor de los enfermos terminales y de sus familias y el de los médicos acusados sin pruebas de homicidios en serie por intentar paliar su sufrimiento, nada tiene que ver con el sano principio de desconfianza frente a todo ejercicio de poder, sobre todo, ante la alarma social creada por juicios como el de Botín, Atutxa o los Albertos, o ante la resistencia de los supervisores a actuar en situaciones delicadas por su temor al pánico bancario y por su deseo de proyectar una imagen favorable de su propia capacidad para controlar los acontecimientos. Por no hablar de algo tan proclive a la fantasía como los datos contables de las grandes empresas que evocan la frase de Disraeli, de que hay tres clases de mentiras: las mentiras, las sagradas mentiras y las estadísticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008