Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TECNOVIDAS | Mónica Martín, agente literaria

"Leo en un libro digital"

Después de trabajar como traductora y jefa de prensa, Mónica Martín (Barcelona, 1963) decidió abrir una agencia literaria en 1997. Hace tiempo que los autores ya no le envían los manuscritos impresos. "Todos me llegan por correo electrónico, aunque en ocasiones mis autores me los entregan, además, en persona y en papel, pero es un gesto más simbólico que otra cosa".

Pregunta. ¿Dónde lee usted los originales de los libros?

Respuesta. En un libro digital, un Sony Reader, que es un artilugio no mayor que un libro de bolsillo, pero de 20 páginas, muy ligero, con pantalla sin luz propia (no cansa la vista ni consume tanta batería), con un contraste estupendo y que tiene la posibilidad de aumentar el cuerpo del tipo y capacidad para casi 200 manuscritos. Admite documentos en formato Word y PDF, además de libros especialmente diseñados para él y que sólo se venden, de momento, en Estados Unidos.

P. Así que pasa del papel para leer. ¿Lo hace por comodidad o por ecología?

R. Pues sí, y por ambos motivos: se acabó el trajín de manuscritos, el acarrear peso, el gastar toneladas de papel que acaba en la basura, pagar tropecientos toners, etcétera.

P. ¿Le gusta estar a la última en tecnología?

R. No necesariamente. Creo en la tecnología al servicio de la persona y no a la inversa. De todos modos, mi próximo juguete tecno será un Finis Swin MP3 V2 para nadar escuchando música, con auriculares que se ajustan a la tira de las gafas y transmiten el sonido por vibración ósea. Así se puede escuchar con tapones puestos. Vaya, como hacía el sordo de Beethoven.

P. ¿Cuál es el último chisme tecnológico que ha comprado?

R. Un aditamento para la fotocopiadora que permite escanearlo todo y volcarlo en nuestra red: facilita que circule la información cómodamente y evita almacenar tanto papel.

P. ¿Cuántos ordenadores?

R. Dos, uno en casa y otro en el despacho. El del despacho no tiene marca, salvo la pantalla, y en casa un Samsung Q30 portátil de verdad porque pesa un kilo, un viejales de tres años que va siempre conmigo.

P. ¿Tiene iPod?

R. Sí, tengo uno grande, que compré, y otro mini , que me regaló la agente de Dan Brown.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de febrero de 2008