Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Rajoy improvisa un acto con Pizarro para apoyarle

El líder del PP cambia el guión de su campaña y pasa del monólogo al diálogo con el presidente del Gobierno

A Manuel Pizarro le gustan los personajes históricos. Y en Burgos, hablar de historia es hablar del Cid. Famoso por su Tizona y por vencer batallas después de muerto. El fichaje económico de Mariano Rajoy, había pasado a un segundo plano después de su fracaso —según la encuesta de Antena 3— en el debate ante Pedro Solbes. Pero ayer, emulando a su héroe, reapareció por sorpresa en Burgos junto a su líder, y auguró, en tono quejoso, que se equivocarán los que le dan por muerto.

La cúpula anuló un mitin de Pizarro en Madrid y a última hora fue a Burgos

El 'número dos' cinta al Cid y se rebela contra los que le dan por muerto

Empezó citando al Cid y recordando, como siempre, que él es turolense. "Vengo de una tierra donde la palabra es ley, como aquí, en Burgos. En Teruel recibimos al Cid Campeador, y nos trajo el espítitu burgalés: coraje, trabajo, respeto la palabra dada".

El público parecía emocionado, aunque en tierras castellanas la expresión del entusiasmo no se parece en nada a la del mitin del día anterior, en Málaga. Pizarro se giró enseguida contra quienes le dan por acabado. "Los que dijeron que Merkel era una fracasada, que Sarkozy no ganaría en la vida, los que apostaron por Kerry, los que me dieron por muerto durante toda la OPA, han perdido siempre, no han acertado ni una".

Siempre a la defensiva, Pizarro, que a ratos parecía emocionado, siguió quejándose de la dureza de las críticas: "Me han atacado toda la campaña y no he querido dar ni media torta, no es mi estilo. Mientras sigan con sus mentiras seguiremos contando sus verdades: que habrá un millón más de parados este año. Un millón más de personas sobre su conciencia mientras dicen que España va bien.

El insulto es su único programa. No todo vale".

Pizarro es el número dos por Madrid. Es allí donde hace campaña. No tiene ningún sentido que dé un mitin en Burgos. De hecho, ayer tenía previsto uno en Madrid, en el Florida Park. Pero el PP es consciente de que el fracaso en el debate con Solbes ha tenido un gran efecto psicológico, y las campañas electorales tienen algo de estado de ánimo.

Un miembro de la cúpula del PP lo tiene claro: "Yo creo que en el debate no lo hizo tan mal, creo que fue algo parecido a un empate. Pero lo que está claro es que hemos perdido el post-debate. Zapatero está explotando el supuesto éxito, y nosotros con nuestro silencio hemos dejado que ganaran la batalla de la imagen, la que importa".

Por eso, cuando ya habían pasado dos días en los que casi todos los medios insistían en la derrota de Pizarro, el equipo de estrategia del PP pensó que Rajoy tenía que aparecer en un mitin con su fichaje económico para apoyarlo y contrarrestar esa imagen de derrota. Dicho y hecho. Se suspendió el acto de Madrid y el turolense apareció por sorpresa en Burgos —no estaba anunciado en las previsiones—. A pesar de ese evidente gesto de apoyo, el líder del PP ni siquera citó el nombre de Pizarro en su discurso.

Hasta ayer, Rajoy no había alterado su guión prefijado de campaña. Él, insiste, va a los mítines a hablar, como Francisco Umbral, de su "libro": un monólogo en el que siempre saca "lo de Gabilondo" y sostiene que José Luis Rodríguez Zapatero es el verdadero crispador.

Ni el debate Solbes-Pizarro, ni los intentos de agresión a los consejeros de Madrid Juan José Güemes y Francisco Granados, ni la enorme foto en la Gran Vía madrileña con Zaplana y Acebes. Nada había alterado su monólogo. Pero ayer, en el día previo al debate en el que se puede estar jugando su carrera política, Rajoy le dio un giro radical a su campaña y entró al diálogo con Zapatero.

El presidente había dicho el día anterior que no tenía por qué pedir perdón por haber "intentado la paz". Rajoy estableció una especie de diálogo y avanzó uno de sus argumentos clave para el debate: "Debería pedir perdón, porque mintió cuando dijo que había verificado el alto el fuego, que no hablaría de política con ETA, que suspendía las negociaciones tras la T-4, que no tenía pruebas para ilegalizar ANV, y ahora las encuentra. Los españoles deben recibir una disculpa de aquél que les ha engañado".

El PP en Burgos

- Rajoy: "Zapatero sí debería pedir perdón, porque ha mentido"- Pizarro: "No he querido dar ni media torta, no es mi estilo"- Juan Carlos Aparicio, alcalde de Burgos: "Mariano, en el debate, vete como eres, y si hace falta, mala leche"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de febrero de 2008

Más información