Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
25ª jornada de Liga

"El presidente de la vergüenza"

Hay pocas entidades deportivas en el mundo, tal vez ninguna, capaz de exponer públicamente una historia tan absurda y surrealista como la vivida por el Valencia en los dos últimos meses y escenificada teatralmente, con traca final incluida, con el juicio celebrado el pasado viernes entre David Albelda y el equipo, profesional y de corazón, de su vida. "El peor día de la historia del Valencia", calificó ayer, en declaraciones hechas a la Cadena SER, Jaume Part, presidente de la Agrupación de Peñas del Valencia, sobre la esperpéntica situación consumada con la presencia en los juzgados de la mayor parte de la plantilla, el cuerpo técnico y consejeros, con el presidente Juan Soler, amo del club por el poder que le otorga el 70% del paquete accionarial, a la cabeza en el banquillo de los acusados.

"El president de la vergonya", el presidente de la vergüenza, rezaba una de las pocas pancartas expuestas ayer en Mestalla en relación con los acontecimientos. De las pocas debido a que, desde el club, se intimida al aficionado, requiriéndole la documentación, al que, osado, se atreva a exhibir algún mensaje discrepante con la labor de los dirigentes. Así es el Valencia, cuyos aficionados quisieron anoche abstraerse de toda realidad que no sea la deportiva, apoyando sin remilgos a su equipo ante el Recreativo.

Será por la pasión por la pólvora que hay por estas tierras, pero históricamente el Valencia ha sido un club convulso que no sabe vivir en paz ni en los buenos momentos y cuyos rectores suelen dar la nota. "Se sigue haciendo lo que él quiere", denunció Jaume Part, crítico con Soler, el presidente que quiere pasar a la historia por la construcción del nuevo estadio y que será recordado por dividir al valencianismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de febrero de 2008