Crónica:LA CALLE | De nocheCrónica
i

Los tiempos cambian

La Barcelona mil veces fotografiada, mil veces transitada, esconde rincones que han caído en un cierto anonimato. A dos pasos de la plaza de Sant Jaume se ubica L'Ascensor, uno de esos locales con historia e historias que le deben su fama a un pasado de clandestinidad, subversión y conversaciones en voz baja. Hoy el mérito es haber sobrevivido en una ciudad que ha abrazado con entusiasmo la causa del renovarse o morir.

Ángel Juez recuerda cuando Lou Reed viajó a Barcelona para dar un concierto, lo suspendió y se emborrachó en L'Ascensor. Dice que Manolo García y Quimi Portet se conocieron allí. Y que el bar fue uno de los primeros locales de ambiente de Barcelona, en un momento en el que la maquinaria de la represión franquista todavía funcionaba a pleno gas. "Yo me hice cargo del local en 1978. Era un momento de revolución musical, de la explosión del mundo de la noche", cuenta Ángel.

Gays, rockeros, conspiradores y todo tipo de animales nocturnos imprimieron al bar un sello propio. Pero toda aquella parafernalia revolucionaria desapareció mucho antes de que eclosionara la Barcelona olímpica. Hoy L'Ascensor es un local para sentarse, hablar y beber a gusto. "Antes éramos una referencia de la noche y ahora somos un local de servicio. Pero me gusta que la gente venga para conversar tranquilamente. Disfruto de este ambiente relajado", dice Ángel.

El ascensor que da nombre al local procede de un edificio público de los años sesenta. Lo instaló allí el primer propietario del bar, un anticuario que lo decoró todo con elementos modernistas. El ascensor hace las veces de puerta de entrada y muchos clientes siguen la tradición de agacharse y volverse a levantar para simular que descienden.

- Lo más: La decoración. Sigue estando como hace más de treinta años.

- Lo menos: A veces L'Ascensor se convierte en uno de esos bares autobús. Un grupo de unas quince o veinte personas (casi siempre turistas) irrumpe allí y se carga la magia del local con sus alaridos.

- Dirección: L'Ascensor. Calle de Bellafila, 3.

jbauza@elpais.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 21 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50