Reportaje:

Al Fayed acaba con la conspiración

El testimonio del millonario pone en duda la teoría del asesinato de Diana

Mohamed al Fayed destrozó ayer en tres horas los cinco meses de paciente trabajo de su abogado, Michael Mansfield. Si éste había logrado hacer germinar en la mente de alguien la semilla de la duda a favor de la teoría de la conspiración para explicar la muerte de Diana de Gales y su amante Dodi, el pasional pero poco creíble Al Fayed destrozó esos brotes. En su comparecencia de ayer, el multimillonario egipcio dio la impresión de que el dolor le ha nublado la razón.

Al Fayed metió en el mismo saco conspirativo a todo lo que se movía, desde el gran líder que dirigió el "asesinato", Felipe de Edimburgo, al primer ministro de la época, Tony Blair, pasando por el príncipe Carlos, los servicios secretos británicos y franceses. También incluyó al equipo sanitario que tardó dos horas en llevar a la moribunda Diana hasta el hospital; a los dos patólogos que hicieron las autopsias; al fotógrafo James Andanson- cuyo cuerpo apareció meses después en su coche incendiado-; al entonces embajador británico en París, sir Michael Jay; al cuñado de Diana y entonces al servicio de la casa real, sir Robert Fellowes; al ex mayordomo Paul Burrell y a otra de las hermanas de la princesa, lady Sarah McCorquodale. Todos fueron acusados por Al Fayed de acabar pasándose al enemigo.

No dudó en confirmar su tesis de que Diana y Dodi fueron asesinados porque ella estaba embarazada y se iban a casar. Al Fayed apeló a la fe en su persona al afirmar que Diana le dijo por teléfono que esperaba un hijo de Dodi y que no se lo dijo a nadie más. Pero la fe en su palabra se resquebrajó poco después, cuando pareció dar versiones distintas acerca del compromiso matrimonial: dijo que Dodi le había dicho una hora antes de morir que esa noche se iba a proponer a Diana y luego sostuvo que la princesa había aceptado.

El juez que lleva la investigación se interesó ayer por un reportaje publicado por The Sun tras grabar de forma encubierta unas declaraciones del ex mayordomo Burrell en las que éste asegura que mintió cuando prestó declaración semanas atrás en la investigación sobre la muerte de Diana.

Mohamed al Fayed, a la derecha, levanta los brazos ayer ante los periodistas tras su declaración.
Mohamed al Fayed, a la derecha, levanta los brazos ayer ante los periodistas tras su declaración.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS