Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña electoral

De la Vega se compromete a plantar 3.000 árboles al día, un millón al año

La candidata socialista presenta su compromiso para el futuro de Valencia

Los grandes partidos rivalizan en campaña electoral por el calibre de las rebajas fiscales que propondrán, por la dimensión de las infraestructuras que ejecutarán y, gran novedad, por el número de árboles que plantarán.

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno y candidata socialista al Congreso por Valencia, anunció ayer su fórmula para combatir el cambio climático: "Es posible y lo vamos a hacer, vamos a plantar en los próximos cuatro años 4,5 millones de árboles en la Comunidad Valenciana, uno por cada valenciano". Más de un millón de árboles al año, un total de 3.082 árboles por día.

José Pascual Fortea, dirigente del PP y los regantes de Sueca, fue al acto

Hace una semana, Mariano Rajoy, candidato del PP a la presidencia del Gobierno, anunció su intención de plantar 500 millones de árboles en toda España a lo largo de la próxima legislatura. A la Comunidad Valenciana le corresponderían unos 50 millones de árboles, un total de 34.246 por día.

Ni unos ni otros plantarán los árboles que proponen. En todo caso, los sembrarán. Pero en campaña se juega mucho con las palabras. De la Vega, de hecho, se apoyó ayer en nueve Paraules para dibujar los rasgos que definen su compromiso con el futuro de los valencianos. La candidata socialista adquirió su compromiso ante centenares de profesionales, universitarios y representantes de diversas organizaciones en un acto celebrado en Valencia.De la Vega recordó que el Gobierno ya ha cambiado la forma de hacer política, las prioridades del crecimiento económico y de la política social. Pero para iluminar el tránsito de Valencia al siglo XXI, la vicepresidenta ofreció nueve palabras, Nou Paraules, y otras tantas promesas.

Anunció la creación en Valencia de un Centro Nacional de Tecnologías Ambientales para el Turismo que garantice que los hosteleros valencianos sean "ingenieros en sueños", como apuesta por la innovación.

Introdujo un plan de universalización de la televisión digital terrestre que debe ejecutarse antes de abril de 2010 y un paralelo impulso del uso de páginas web por parte de las pequeñas empresas como pilares de la comunicación.

El impulso público de un plan de lanzamiento de ámbito nacional e internacional de los vinos valencianos daría cuerpo a la ambición.

El "intenso trabajo" del Gobierno en favor del gran eje ferroviario de mercancías transeuropeo que permitiría conectar Valencia y Helsinki (Finlandia) por ferrocarril caracterizaría el empuje.

La conservación de Alto Turia y Sierra del Rubial y de los meandros del río Cabriel como reservas de la bioesfera generaría confianza.

La creación de una factoría de nuevos creadores daría impulso a la imaginación.

Un plan del mueble y el apoyo estatal a los parques empresariales de Sagunto y del Rebollar fomentarían la iniciativa.

Un museo internacional del Mediterráneo garantizaría la proyección de Valencia.

Y una fundación pública para la aplicación de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para mejorar la autonomía personal de las personas mayores o dependientes asentaría Valencia como referencia de vanguardia.

El periodista Fernando Delgado presentó a la candidata como un modelo de sobriedad y capacidad de trabajo. Una capacidad que atestiguó la presencia en el acto de José Pascual Fortea, el presidente de la Comunidad de Regantes de Sueca e histórico militante del PP, que ya ejerció como anfitrión de De la Vega esta misma semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 2008