Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

San Mamés pierde poder

El Athletic sólo ha ganado 16 partidos de los 50 últimos jugados en su campo

San Mamés vivió una noche inolvidable el 22 de enero de 2005. El Athletic remontó un 0-3 a Osasuna: 4-3. El 17 de junio de 2007 venció al Levante por 2-0 y certificó en el último partido de la Liga la permanencia en la Primera División de un club atribulado por la crisis institucional, social y deportiva.

El periodo da para muchos balances. Uo de ellos, la caída del baluarte de San Mamés, la fortificación en la que el Athletic se ha refugiado para sobrevivir en épocas de vacas flacas y en la que se ha apoyado para conquistar territorios ahora impensables: títulos de Liga, Copa o clasificaciones europeas. La cifra es demoledora: en las últimas dos temporadas y lo que va de esta, con 50 partidos en la Catedral, sólo ha ofrecido a sus aficionados 16 victorias. Ninguna aparatosa. Casi todas ajustadas. Un porcentaje ínfimo que pone en duda el efecto San Mamés.

Al término del encuentro contra el Levante, el técnico granota, Giovanni di Biasi, lanzó una afirmación tradicional: "Con un público así, la salvación debería ser muy sencilla". Cada uno de los entrenadores que han pasado por San Mamés como rivales han insistido en el mismo aspecto. "El Athletic tiene un fútbol simple, pero San Mamés impone", dijo Marcelino, del Racing, en la Copa.

Pero el Athletic ya no intimida. El que asusta es su público. La mala situación del equipo no ha evitado que las gradas se llenen y se distingan del resto en los momentos difíciles. Hay un elemento objetivo, no obstante, que explica las condiciones más allá del sentimiento. La libre circulación de los carnés de socio ha permitido que el abandono de algunos sea cubierto por otros. Cada vez son más los aficionados que lo comparten, repartiéndose el gasto, lo que permite una afluencia masiva. Es algo así como pasar de la deserción a la sustitución.

Deportivamente, el Athletic lleva dos años y medio sin ofrecer más emociones fuertes que las negativas. En este curso sólo ha sido capaz de ganar, con apuros, al Recretaivo, al Sevilla sin africanos y al Levante.

Seis y siete partidos, respectivamente, son los que ganó el Athletic en las últimas dos campañas. El mito de San Mamés se derrumba por falta de fútbol y por la insistencia, acrecentada por Javier Caparrós, de un fútbol tradicionalista, directo, previsible y poco estético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de febrero de 2008