Un concierto de lavadoras abre el Festival València Escena Oberta

El PSPV denuncia una reducción del presupuesto del certamen en un 12%

Ante la curiosa mirada de los turistas, Jacques Rémus ultimaba ayer el montaje de 30 lavadoras despedazadas y apiladas en la Plaza de la Almoina de Valencia, donde hoy arranca el Festival València Escena Oberta (VEO). Rémus, al frente de su grupo Mecamusique, ofrecerá un concierto en el que las lavadoras se conectan para generar sonidos regidos por los principios mecánicos y acústicos de la robótica. Y repetirá experiencia todos los días de celebración del VEO.

L'ensemble de machines à laver musicales, que es el nombre del montaje de Rémus, es un perfecto ejemplo de las intenciones de un certamen que pretende, como señala su directora, Mariví Martín, "alterar la normalidad en busca de espectadores que necesitan experiencias diferentes". Para ello, VEO comienza sacando a la calle, además del concierto de lavadoras, dos espectáculos: Fonòdrom, instalado en la Estación del Norte y los vagones de Metro Valencia, y Roba al carrer, que se puede ver en la plaza de Lope de Vega.

No serán las únicas propuestas artísticas del festival para el día de hoy. La sala Matilde Salvador acoge el montaje producido por el propio certamen Oral, de Roberto García, definido por su creador como "inmersión lingüística" no por temas educativos, sino porque su protagonista es una lengua. Por su parte, el Museo del Almudín estrena Madrigale appena narrabile, un experimento sobre las voces humanas a cargo de la compañía boloñesa Socìetas Raffaello Sanzio.

Hasta el 24 de febrero, el Festival VEO llenará la ciudad de un teatro "poco convencional", en palabras de Martín, pero que ha tenido una gran acogida de público: seis de los 20 espectáculos programados han colgado el cartel de "No hay localidades" antes del comienzo de las actuaciones. Una muestra de que esta arriesgada apuesta por la modernidad es "una onda", dice su directora.

20 montajes teatrales, dos instalaciones callejeras, un taller de creación y un encuentro entre profesionales del mundo de la escena forman el programa de un festival con un presupuesto de 1.070.000 euros, un 12% menos que lo que el Ayuntamiento aportó el año pasado para su celebración, según denunció la concejal del Grupo Socialista en la Corporación municipal Mercedes Caballero.

Jacques Rémus, delante de las lavadoras que utiliza para su representación, ayer, en Valencia.
Jacques Rémus, delante de las lavadoras que utiliza para su representación, ayer, en Valencia.JORDI VICENT

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción