Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La doctora Izzie quiere ser como Julia Roberts

Hay mujeres que viven para agradar a los demás, a costa de sacrificar sus vidas. "Yo antes era así. No estaba tan segura, no sabía lo que quería, no me atrevía a ser yo misma", reconoce Katherine Heigl (Washington DC, 1978), la rubia Izzie de Anatomía de Grey.

Heigl sufre por amor en el drama médico-sentimental que emiten Cuatro y Fox, y, ahora, en 27 vestidos, que se estrena el 29 de este mes. En la película interpreta a Jane, una profesional neoyorquina enamorada platónicamente de su jefe (Edward Burns). Siguiendo al pie de la letra el manual del género, éste conoce a la hermana de su empleada (Malin Akerman), con la que pretende casarse en tiempo récord. Como una de las ocupaciones extralaborales de Jane es la de dama de honor en las bodas de familiares y amigas (de ahí surge el título del filme), pronto asume como algo propio la organización de una ceremonia perfecta. Por medio se cruza el cronista social de un diario (James Marsden), que acabará por conquistarla.

Es una comedia "muy típica", ratifica Heigl, que ayer pasó por Madrid para promocionar el filme. "Dos personas se conocen, primero sienten antipatía y terminan atrayéndose. Pero me encantan esas fórmulas", afirma, al tiempo que señala a Love actually y Pretty woman como sus favoritas dentro del género. Esta última, protagonizada por Julia Roberts, a quienes algunos señalan como su predecesora en la categoría de novia de América. "Es difícil no querer ser como ella", sostiene, "aunque yo quiero forjar mi propio camino".

En cuanto mañana vuelvan los guionistas a trabajar, Heigl regresará al rodaje de Anatomía de Grey para completar la cuarta temporada de la serie. En estos episodios sigue en el aire el romance con su compañero George.

Por ahora, la actriz sólo sufre en el plató. "No hace falta sacrificar nada. He podido tener la carrera profesional que he querido y al hombre al que amo", dice. Heigl se casó en diciembre con el cantante Josh Kelley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2008