Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Y Dios habló con Cañizares

Los obispos tienen todo el derecho a decir lo que piensan, a ejercer la libertad de expresión. Y en uso de ese derecho, la Comisión Permanente del Episcopado ha publicado un documento con motivo de las próximas elecciones generales del 9 de marzo. Un documento que, entre otras cosas, "invita a no votar a aquellos partidos que se sientan a hablar con los terroristas". Si nos fijamos en lo sucedido en la última década, los partidos que se han sentado a hablar con los terroristas han sido dos: el PP en 1988 y el PSOE durante la legislatura que ahora acaba. Con una particularidad: que con los representantes del PP que se sentaron a hablar con los terroristas tomó asiento, también, un obispo, monseñor Uriarte. ¿Quieren decir sus eminencias reverendísimas que, además de al PSOE, invitan también a no votar al PP?.

El domingo 3 de marzo, en la misa celebrada en la catedral de Toledo, el cardenal Cañizares, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, pronunció una homilía en la que dijo que el mensaje de los obispos referido a las próximas elecciones "no tiene más inspiración que el Evangelio". Y añadió que "Dios aprueba nuestras actuaciones". Ignoro el momento y lugar en que el Altísimo descendió de los cielos para comunicarle, al cardenal Cañizares, que daba su aprobación a las actuaciones de la Comisión Permanente del Episcopado publicando su mensaje sobre las elecciones generales. Como también ignoro si Dios, aprovechando la entrevista, felicitó al vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española por el éxito que está obteniendo la cadena radiofónica de la Iglesia, dado que sus emisiones, como el documento citado, "no tienen más inspiración que el Evangelio". Unas emisiones en las que se predica la paz y la concordia, y desde las que se acusa a quienes insultan y desprecian al contrario fomentando el enfrentamiento y creando conflictos. Y es que la cadena COPE es un modelo de seriedad e imparcialidad, donde no caben la demagogia, la calumnia, la falacia, los insultos ni las injurias. Tal como inspira y manda el Evangelio.

Pero volvamos al documento publicado por la Comisión Permanente del Episcopado. En él se invita "a no votar a aquellos partidos que se sientan a hablar con los terroristas". ¿Y a quién votar, entonces? Porque tanto el PP como el PSOE se han sentado a hablar con los terroristas. El PP, como ya he dicho, acompañado, incluso, de un obispo. Y mientras, su presidente, el señor Aznar, prometía a los terroristas, el 2 de octubre de 1998, "el acercamiento de los presos a las cárceles vascas, la concesión de terceros grados y, finalmente, indultos", si ETA abandonaba las armas.

¿Qué han de hacer, pues, lo votantes del Partido Popular? ¿Cómo va a ganar las elecciones Mariano Rajoy si se invita a no votar al PP por haberse sentado a hablar con ETA? Salvo que los votantes tradicionales del partido de la derecha hagan caso omiso de las recomendaciones de la Santa Madre Iglesia, por boca de sus obispos, y sigan votando al PP como siempre, incumpliendo así el mandato divino. Por parte del PSOE, es de esperar que sus votantes no tengan problema. Excepto los católicos, claro.

Resulta, sin embargo, que no todos los obispos están de acuerdo con el documento publicado por el Episcopado. Tampoco numerosos colectivos católicos, que se resisten a aceptar la imposición de un determinado voto por motivos confesionales. ¿Entonces? Un verdadero galimatías. Que sea, pues, lo que Dios quiera. ¡Qué remedio! Los obispos sabrán.

fburguera@inves.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de febrero de 2008