Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps y Barberá apelan al voto de las mujeres para echar a Zapatero

González Pons dice que "si hay una alternativa valenciana está en el PP"

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, entraron ayer en campaña para pedir a las mujeres que contribuyan con su voto a echar a Zapatero de la Moncloa. Camps y Barberá estuvieron precedidos por el candidato del PP por Valencia, Esteban González Pons, que aseguró que "se puede elegir entre un hombre y una mujer [la socialista María Teresa Fernández de la Vega], pero si hay una alternativa valenciana esa está en el PP". Los tres cargos del PP congregaron ayer a centenares de mujeres en el complejo polideportivo de La Petxina de Valencia para pedirles la complicidad electoral.

González Pons intentó convencer a las mujeres de que el programa de Mariano Rajoy es el único que puede frenar la escalada de precios e insistió en que el compromiso del PP es que las mujeres trabajadoras se puedan desgravar del IRPF un total de 1.000 euros anuales a razón de "75 euros al mes en 14 pagas para hacer frente al incremento del precio del pollo, la leche" y otros productos básicos.

"Ha subido hasta el famoso conejo", afirma la alcaldesa de Valencia

El jefe del Consell acusa al Gobierno de los problemas de la autonomía

Pero fue la alcaldesa Rita Barberá la que hizo una defensa más ardua de la sensibilidad de Mariano Rajoy hacia las mujeres. "Necesitamos que Mariano sea el próximo presidente del Gobierno porque será el presidente de la igualdad real y de la seguridad y la estabilidad de todas las familias españolas", dijo Barberá.

Sin embargo, Barberá dejó entrever que ese, el de las políticas de igualdad, es uno de los flancos en el que más daño les ha hecho del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "La igualdad no se consigue con el maniqueísmo de Zapatero. Zapatero miente y manipula cuando habla de políticas de igualdad", remachó la alcaldesa, consciente de que la oposición del PP a la ley de Igualdad ahora juega en contra de Rajoy.

Así, la alcaldesa de Valencia optó por apelar al corazón de las amas de casa. "Preocupa el paro y la cesta de la compra y Mariano es la seguridad de todas vosotras". "Ha subido hasta el famoso conejo", sentenció.

El turno de palabras lo cerró Camps, mucho más claro en el mensaje que sus predecesores. El presidente de la Generalitat jugó con dos ideas. La primera consistió en pedir a las mujeres que no se dejen influenciar por los medios de comunicación y que no se desvíen del objetivo de trabajar para echar "a un mal gobernante, radical, fanático y que pacta con los que no creen en esta gran nación".

"Al mal gobernante hay que decirle que se vaya a su casa", continuó, "Pedimos que se concilien las ilusiones de todo un pueblo alrededor del mejor gobernante posible que es Mariano Rajoy".

La segunda idea consistió en pedir a la militancia que piense más en el proyecto que en el candidato del PP a la presidencia del Gobierno. "[Zapatero] Es un presidente tan ególatra que ha dejado las siglas de su partido y se presenta con la Z de su apellido", continuó Camps, "¿qué pensarías si los candidatos del PP se presentasen con las siglas de su apellido?"

"Con Zapatero han desaparecido las siglas del PSOE y los símbolos de todos los españoles", dijo el presidente de los populares valencianos, que instó a ganar el 9 de marzo próximo para devolver al PSOE sus siglas y que la Comunidad Valenciana deje de ser un "territorio castigado".

En su intervención, Camps aseguró que "parte de los problemas que puede tener la Comunidad Valenciana son fruto de la deslealtad del Gobierno de Zapatero", al que responsabilizó de que el "modelo de crecimiento" (urbanístico) hubiese sido puesto en entredicho "constantemente" en Bruselas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008