Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven neonazi de la peña Yomus acusado de apuñalar a un hombre

El Movimiento contra la Intolerancia denuncia un alza de agresiones ultras

Un neonazi de 20 años vinculado a la peña Yomus, los ultras del Valencia CF, permanece detenido como supuesto autor de un delito de lesiones graves. Los hechos se remontan a la madrugada del domingo 27 de enero. Una docena de neonazis se vieron involucrados en una riña en la plaza del Cedro, de Valencia, en la que José Luis, un joven de 30 años, recibió una puñalada en el pecho "sin mediar palabra", según denunció ayer Esteban Ibarra, portavoz del Movimiento contra la intolerancia. José Luis fue trasladado de urgencia al Hospital Clínico Universitario, "donde le salvaron la vida".

La denuncia de los hechos permitió actuar a la Policía Nacional. Cuatro de los agresores fueron detenidos a lo largo de la última semana de enero. Uno de ellos, el supuesto autor material de la puñalada, fue identificado el miércoles 30 de enero en la Estación del Norte entre un grupo de integrantes de la peña Yomus que se disponían a viajar a Madrid para asistir al encuentro de la Copa del Rey entre el Valencia y el Atlético de Madrid.

"Las agresiones de los energúmenos se tienden a minimizar"

"La policía solo puede actuar cuando media una denuncia"

Los otros tres detenidos, de 19 años, quedaron en libertad con cargos tras declarar ante el juez. Se les imputa un supuesto delito de riña tumultuaria.

Esteban Ibarra aseguró ayer que la policía tiene perfectamente "controlados" a los neonazis vinculados a la peña Yomus pero lamentó que las agresiones perpetradas por "energúmenos con navajas se tienden a minimizar". Ibarra ha convocado una rueda de prensa hoy para alertar sobre un supuesto aumento de agresiones de parte de grupos neonazis en Valencia.

Luis Felipe Martínez, subdelegado del Gobierno en Valencia, negó que se haya registrado un alza de agresiones de corte ultra o neonazi en los últimos meses. Pero recordó que la policía solo "tiene constancia de los casos que se denuncian y solo puede actuar si media una denuncia".

Respecto al carácter más o menos violento de los integrantes de la peña Yomus, el subdelegado recordó que la inmensa mayoría de los clubes de fútbol arrastran tras de sí grupos de jóvenes aficionados entre los que suelen infiltrarse seguidores de corte ultra. "Los clubes están obligados a controlarlos, pero es cierto que también les miman", comentó.

La ley del fútbol impone severas sanciones a determinadas conductas para intentar aplacar los brotes violentos entre los seguidores más fanáticos. Está prohibido entrar al campo con botellas de alcohol o lanzar bengalas, por ejemplo.

"Todos los partidos de fútbol considerados de alto riesgo acaban con una decena de intervenciones policiales, pero en la mayoría de los casos no pasan de sanciones administrativas", añadió Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2008