Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La historia de amor de Putin, al cine

El filme, a mayor gloria del presidente ruso, se distribuirá el Día de San Valentín

Un beso. No para publicarlo. Éste es el título de la película sobre la historia de amor entre el presidente ruso Vladímir Putin y su esposa Ludmila. Verdad es que en la película los protagonistas tienen otros nombres, pero el héroe es de San Petersburgo, tiene un trabajo secreto, practica artes marciales, habla a la perfección el alemán, se casa con una azafata con la que tiene dos hijas, y finalmente llega a ser jefe de Estado. O sea, ninguna duda de que se trata de una nueva loa al "líder nacional", que contribuirá a aumentar las filas de los que piensan que en Rusia se está creando un nuevo culto a su personalidad.

Los creadores de la película, presentada ayer en Moscú, han elegido una fecha simbólica para el comienzo de su venta en las tiendas: el 14 de este mes, Día de san Valentín o de los Enamorados. La decisión de distribuirlo sólo en DVD se debe, según su productor Anatoli Voropáyev, a que desea que la película llegue a todas las casas, incluso en los pueblos donde no hay cines. "Es una película sobre los valores familiares, para verla en familia", explica Voropáyev.

El papel de Putin -que en la película se llama Plátov, apellido que habría usado el actual presidente cuando estudiaba en la Escuela del KGB- lo interpreta Andréi Panin, mientras que de Ludmila hace Daria Mijáilova. Para Voropáyev, ella es la principal protagonista del filme. Una mujer que huye de las cámaras y de la que se cuenta que cuando Putin le anunció que se convertiría en presidente rompió a llorar, al comprender que eso significaba el fin de su vida privada.

El guión de la película fue escrito en 2001 y al año siguiente estaba prácticamente lista; sólo faltaban unas escenas en Alemania, que fueron rodadas en 2003. Olga Zhúlina, la directora de la película, ha tratado de mostrar al presidente como un hombre "normal", amante esposo y padre de familia. "Temo por ti", le dice el protagonista a su amada. "Y yo tengo miedo sin ti", le contesta ella. El filme tiene poco que ver con la realidad, más parece una obra propagandística de Putin y su esposa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de febrero de 2008