Reportaje:

Mi hotel, mi castillo

Alojamiento y gastronomía en singulares edificios europeos

Una cúpula con forma de piña gigante corona Dunmore Pineapple, "el edificio más extravagante de Escocia". La mansión, rodeada de más de seis hectáreas de jardines, fue construida en 1761 como residencia de verano del cuarto conde de Dunmore, sobre un castillo del siglo XIV que fue escenario de las hazañas de William Wallace, el legendario rebelde escocés de la película Braveheart. Hoy, si quiere, puede alojarse allí.

Los hoteles históricos han conseguido dar valor a centenares de edificios abandonados y crear oportunidades económicas en zonas deprimidas. Un modelo que nació en el Reino Unido y ha conocido el éxito en otros países. La referencia en España es Paradores, cadena estatal creada en 1928 para preservar el patrimonio histórico y monumental e impulsar el desarrollo turístico de zonas desatendidas.

Un ex gobernador de las Bahamas que construyó una mansión-piña. Es sólo un ejemplo de edificios convertidos en hoteles, en la línea de Paradores, que el viajero se encuentra en sus escapadas europeas.

Reino Unido

Fundado en 1895 por el vicario Hardwicke Rawnsley, defensor de la tradición rural del Lake District (Distrito de los Lagos) frente a la incipiente especulación turística que amenzaba esta región del norte de Inglaterra, The National Trust (www.nationaltrust.org.uk) es una de las primeras organizaciones benéficas para la defensa del medio ambiente y el patrimonio. Entre sus impulsores se encuentra la autora e ilustradora de libros infantiles Beatrix Potter. Agrupa, bajo la marca comercial The National Trust Cottages (www.nationaltrustcottages.co.uk), más de 360 mansiones rurales en Inglaterra, Gales y el norte de Irlanda que han sido convertidas en hoteles. En Escocia funciona una organización similar, aunque independiente: The National Trust of Scottland (www.ntsholidays.com). Con espíritu similar, aunque más centrado en la arquitectura popular, nació en 1965 The Landmark Trust (www.landmarktrust.org.uk), una sociedad filantrópica que recibe cada año más de 150 solicitudes para rescatar edificios rurales con algún valor histórico o arquitectónico. El sello cuenta actualmente con 178 propiedades transformadas en hoteles, que incluyen castillos, granjas, casas solariegas, molinos y cottages (mansiones campestres) en Inglaterra, Escocia y Gales, además de algunas mansiones coloniales en Vermont (EE UU).

Alemania

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Culture & Castles (www.culture-castles.de), un sello que depende de Turismo de Alemania aunque la gestión es privada, agrupa medio centenar de palacios y fortalezas medievales, renacentistas y barrocas repartidos por las regiones alemanas de Bavieria, Brandeburgo, Hessen, Sajonia, Turingia, Westfalia y Pomerania, que ofrecen alojamiento desde 75 euros la noche.

Francia

Desde que en 1956 se fundara la asociación Relais & Châteaux (www.relaischateaux.com), su carta de calidad ha propagado por los cinco continentes las conocidas cinco ces: cortesía, charme (encanto), carácter, calma y cocina. Hoy cuenta con 470 hoteles de lujo, en Francia y otros países, que ofrecen estancias temáticas sobre arte, enología, gastronomía, deporte, viajes de novios, salud y belleza, y turismo familiar. Integrada en el grupo hostelero de Alain Ducasse, la marca Châteaux & Hôtels de France (www.chateauxhotels.com) reúne más de 500 hoteles y restaurantes franceses independientes en los que cobra gran importancia la gastronomía. Disfrutar del confort y los placeres del savoir-vivre, pero sin arruinarse, es la filosofía de Logis de France (www.logis-de-france.fr), un sello de calidad que agrupa a más de 3.200 pequeños hoteles donde el amor por los detalles y la calidez de la acogida (l'art de recevoir) son la norma.

Portugal

El encanto monumental es la imagen de marca de las Pousadas portuguesas (www.pousadas.pt), fundadas en 1941 tras la estela abierta 13 años antes por Paradores. En 2003 se confió la gestión de la red al grupo Pestana, de capital privado, y hoy suma 41 establecimientos en territorio peninsular, dos en las Azores y uno en Brasil. Lugares como la pousada de Santa Maria do Bouro, una afortunada rehabilitación de un monasterio cisterciense del siglo XII a cargo del arquitecto Eduardo Souto de Moura, o la recién inaugurada pousada de São Vicente, con la elegancia principesca de Braga.

Solares de Portugal (www.solaresdeportugal.pt) agrupa un centenar de mansiones, casas rústicas, quintas y heredades que ofrecen alojamiento entre 50 y 110 euros la noche. En la isla de Madeira se pueden encontrar, además, las Quintas (www.quintas-madeira.com), mansiones rodeadas de jardines y viñedos que fueron residencia de aristócratas.

Otros países

La asociación Historic Hotels of Europe (www.historichotelsof-europe.com) agrupa más de mil establecimientos -castillos, monasterios, casas solariegas, palacios, villas...- en 14 países europeos.

En España está representada por las marcas Estancias de España (www.estancias.com) y Hosterías y Hospederías Reales (www.hosteriasreales.com); en Italia, por los palazzos y villas del sello Abitare la Storia; Grecia cuenta con los 17 establecimientos de Yades Heritage & Hospitality (www.yadeshotels.gr), y en Austria está la cadena Schlosshotels & Herrenhäuser (www.schlosshotels.co.at).

El Château des Tesnières, uno de los establecimientos  que el sello Châteaux & Hotels tiene en el norte de Francia, cerca de las costas de Bretaña.
El Château des Tesnières, uno de los establecimientos que el sello Châteaux & Hotels tiene en el norte de Francia, cerca de las costas de Bretaña.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Isidoro Merino

Redactor del diario EL PAÍS especializado en viajes y turismo. Ha desarrollado casi toda su carrera en el suplemento El Viajero. Antes colaboró como fotógrafo y redactor en Tentaciones, Diario 16, Cambio 16 y diversas revistas de viaje. Autor del libro Mil maneras estúpidas de morir por culpa de un animal (Planeta) y del blog El viajero astuto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS