Tortell Poltrona, candidato de los creadores para el Consejo de las Artes

La lista, votada por las asociaciones, incluye a Joan Fontcuberta y Ferran Mascarell

Jaume Mateu, más conocido como Tortell Poltrona en su faceta de payaso y promotor del arte del circo, ha sido la persona más votada por las asociaciones de creadores que integran la Plataforma de la Cultura para un Consejo de las Artes de Cataluña como posibles candidatos a ser miembros de este organismo que, en el futuro, deberá velar por el desarrollo de la actividad cultural en Cataluña. Le siguen en el orden de preferencias Joan Fontcuberta (artista y teórico de la fotografía), Jorge Wagensberg (divulgador científico), Juli Capella (arquitecto), Salvador Sunyer (director del festival Temporada Alta de Girona), Marta Gili (actual directora del Jeu de Paume de París) y Josep Ramoneda (filósofo y director del CCCB).

La lista tiene un carácter puramente indicativo y no se ha presentado aún oficialmente a los grupos políticos, que, según el proyecto de ley que se está tramitando y modificando en el Parlament, pueden tomarla en consideración o no. De hecho, fue una propuesta de la plataforma a sus propios miembros que surgió hace aproximadamente un año, en un momento en que parecía que la creación del consejo era inminente y que éste estaría integrado "por 14 miembros nombrados por el Parlament, entre personas con experiencia y reconocido prestigio en el ámbito cultural". Para forzar la participación del sector en estas decisiones se estableció este sistema, que se ha ido siguiendo con tres votaciones en las que la junta de cada una de las 25 asociaciones sectoriales que integran la plataforma (en realidad son 33, pero las de músicos están integradas en una federación, por lo que han unificado su voto) ha presentado y votado unos candidatos divididos, no por disciplinas, sino en función de que fueran creadores, gestores culturales, emprendedores o humanistas. De la primera vuelta salieron 340 nombres, que quedaron reducidos a 120 en la segunda votación y a 28 (en teoría el doble de los necesarios) en la, por el momento, última ronda. En esta quedaron finalistas otros nombres, como Ferran Mascarell (ex consejero de Cultura), Vicenç Altaió (escritor y director del KRTU, centro dependiente de la Generalitat), Frederic Amat (artista y escenógrafo), Isabel Coixet (directora de cine), Susana Solano (escultora), Carme Balcells (agente editorial) y Manuel Delgado (antropólogo). Naturalmente, ninguno de ellos sabe que ha sido propuesto y, por tanto, no ha tenido la oportunidad de rechazar o aceptar la candidatura de la plataforma, que, ya se ha dicho, es puramente orientativa sobre hacia dónde irían sus preferencias.

El proceso se paró de forma brusca cuando el pasado noviembre los partidos que apoyan al Gobierno (PSC, ERC e ICV) presentaron una serie de enmiendas al proyecto de ley que suponían cambios importantes en su contenido, especialmente los referidos al número de miembros -que pasaban a ser sólo siete- y al carácter exclusivo de su dedicación, algo que fue muy contestado por la plataforma.

La ponencia volverá a reunirse a finales de enero y el objetivo, al parecer, es llegar antes del verano a un consenso, es decir, a una solución que reduzca el número de miembros inicial, pero no de manera tan drástica como quería el consejero de Cultura, Joan Manuel Tresserras.

El carácter independiente y la exigencia de dedicación exclusiva son otros factores que, de hecho, invalidarían gran parte de la lista sugerida por los creadores, en la que, curiosamente, aparecen nombres que han sido muy críticos con la creación de este consejo (como Ramoneda y, en menor medida, Mascarell, que además ha estado muy significado políticamente en todo este proceso como consejero socialista pese a que ahora trabaje en la empresa privada). Aunque, teniendo en cuenta lo sucedido con la elección de los candidatos a miembros del consejo de gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, cualquier intento de hacer una lista independiente y ajena a los intereses políticos de cada grupo parece pecar en exceso de ingenuidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS