Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis en el PP a dos meses de las elecciones

"Hay poco que no haya conseguido"

La guerra entre Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre por la lista electoral del PP por Madrid resurgió con fuerza sólo dos días después de las elecciones municipales y autonómicas del 27 de mayo del año pasado. Los dos, Gallardón y Aguirre, salieron triunfadores de sus respectivos retos electorales (la alcaldía de Madrid y la presidencia de la comunidad) y empezaron a tomar posiciones.

Reabrió el debate Gallardón, quien en un acto público se ofreció para acompañar al presidente del PP, Mariano Rajoy, en la lista al Congreso. "He confesado en reiteradas ocasiones mi ilusión por poder acompañar a Rajoy en las próximas elecciones generales. Ahora tengo dos proyectos, ser alcalde de todos los madrileños y ayudar en lo que esté en mi mano para que Rajoy sea el próximo presidente de España", aseguró Gallardón.

Para presentar sus credenciales, el alcalde madrileño recordó que había derrotado a la principal apuesta de José Luis Rodríguez Zapatero en las municipales, Miguel Sebastián, y añadió: "Es conocida mi determinación y les puedo asegurar que hay pocas cosas en política que me haya propuesto y no haya conseguido. De modo que puedo decir, con bastante seguridad, que mientras de mí dependa, estas dos no van a estar fuera de ellas. Seré alcalde de todos los madrileños y si tú quieres, querido presidente, trabajaré para que seas el presidente del Gobierno".

Rajoy, que desconocía la iniciativa que iba a tomar el alcalde madrileño, se tomó un día para aclarar su posición sobre la oferta de Gallardón. Y su respuesta fue de lo más fría: "Gallardón podría ser un buen número dos, pero hay muchos otros. Todo a su debido tiempo. En la vida, un poquito de prudencia".

En el PP sorprendió y molestó la "osadía" del alcalde y pronto se vio que iba a ser una batalla de largo recorrido y en la que iba a haber vencedores y vencidos. "Que le ponga en la lista, pero el último", dijeron en aquel momento sus enemigos. De entre ellos, sobre todo, Esperanza Aguirre, quien sorprendida también por el hecho de que Gallardón tomase la iniciativa respondió: "Ni que lo hubiera dicho por primera vez".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de enero de 2008