Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:19ª jornada de Liga

Nueva pareja de baile

Henry escoge a Bojan, como en su día Ronaldinho hiciera con Messi

Conocida la capacidad endogámica del barcelonismo para generar debates, se cuestionó a Henry. Ayer, el francés se reivindicó. Escogió la música del partido y tomó a Bojan como pareja de baile. Si un día Messi se encontró con Ronaldinho para volar, ayer Henry hizo volar a Bojan. Rijkaard retó al veterano francés a liderar el Barça y éste se lo tomó al pie de la letra, contagiando su estilo al equipo. La fiesta dio para tanto que compareció su amigo Gudjohnsen para marcar el primer gol y Eto'o, que dijo adiós porque se va a la Copa de África, anotó otros dos. Al camerunés le da igual bailar al lado de Messi y Ronnie que de Henry y Bojan. Se mueve a su ritmo: presión y goles.

"No me sorprende lo que ha hecho Henry. Es un gran compañero y se lo merecía", dijo Rijkaard. "Hasta ahora siempre había jugado con molestias. Pero ya se encuentra perfecto y está demostrando su clase, su talento". Defendido por Cruyff con vehemencia, abrazado por el cuerpo técnico y respetado por el vestuario, Henry fue, por decirlo en boca de Rijkaard, "el actor principal del partido".

MÁS INFORMACIÓN

El técnico habló del buen rendimiento de Zambrotta, Thuram y Sylvinho, de una parada determinante de Valdés y del Murcia antes de rendirse al galo. Sólo lamentó Rijkaard haber escuchado algunos pitos en la primera parte. "He detectado dudas. Y no hay que dudar, hay que ayudar al equipo apoyándole en los momentos en que lo necesita. Hay que creer más en él". Para eso parece estar Henry.

"Es determinante", reconoció Lucas Alcaraz, el entrenador del Murcia. "Cuando tiene el día ya vemos lo que es capaz de hacer". No marcó el francés, pero celebró con enorme alegría el pase que le dio a Bojan y bailó con Eto'o después del golazo del camerunés. Pase con el exterior en profundidad de Sylvinho espectacular —"un recurso, él me la pide en largo", dijo el lateral—, y Henry, de primera con la izquierda, centra para la llegada de Eto'o. Pim-pam. Se acabó la samba. "Fuimos directos porque los tres puntas tienen mucha profundidad", convino Valdés. El análisis de Rijkaard sobre el partido habló de dos caras: "En el primer tiempo nos empeñamos en ir a buscar la pelota hacia atrás. Márquez era el único que rompía la línea. En el segundo, con más espacios, ellos abrieron la puerta y Henry, Bojan y Eto'o lo han aprovechado".

La afición coreó el nombre del delantero francés y lo pasó tan bien que hasta jaleó a Pedrito, un chaval del filial que por la mañana se entrenaba con el Barça B y por la noche debutó en el primer equipo. Ezquerro se había puesto malo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008