Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos elogia a Gibraltar y Chaves estudia una denuncia

La Junta podría acudir a los tribunales europeos por el 'New Flame'

El papel de Gibraltar para rescatar el buque semihundido desde agosto en el Estrecho no es valorado de igual forma por el Gobierno central y el andaluz. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, elogió ayer a las autoridades del Peñón, el mismo día que el presidente andaluz, Manuel Chaves, confirmaba que los servicios jurídicos de la Junta estudian acciones judiciales, que se anunciarán en unas semanas.

"Creemos que se ha hecho un daño, absolutamente innecesario y que se podía haber evitado", lamentó Chaves, que confió en que el nuevo plan de Gibraltar funcione "con eficacia". El consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, precisó que estudian acudir a los tribunales europeos por la actuación del Gobierno de Gibraltar de "no custodiar" el barco chatarrero New Flame "en una situación de bastante dificultad".

No es un parecer crítico que comparta el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, que ayer declaró que existe una "buena cooperación" con el Gobierno de Gibraltar para solventar el problema de la embarcación y consideró que las autoridades del Peñón "están asumiendo su responsabilidad".

Tampoco los grupos ecologistas no se fían de los anuncios del gobierno de Gibraltar en el New Flame: "Todo lo que venga de Caruana debe mantenerse en cuarentena porque lleva cinco meses sin hacer nada real y efectivo en este asunto".

Javier Gil, portavoz de Agaden, comparó la situación creada tras el naufragio del carguero panameño con "una telenovela que se nos ofrece capítulo a capítulo y que no tiene nunca un final feliz". Por ello, Gil reclamó ayer al Gobierno español que "ponga firmes" a la aseguradora del barco y a las autoridades del Peñón para acabar con "esta pesadilla".

Mientras tanto, Antonio Muñoz, el portavoz de Verdemar-Ecologistas en Acción, aseguró que no cambia nada la aparición pública de Peter Caruana, ministro principal de Gibraltar. "Sólo hay una cosa que va variando: los nombres de las compañías contratadas para el rescate del barco", dijo.

Para los ecologistas, la tarea más urgente es retirar el barco y las 42.000 toneladas de chatarra que transporta en su interior, "evitando en lo posible" que se reproduzcan los vertidos contaminantes que, desde el pasado mes de agosto, han afectado a las playas de Algeciras.

El plan de actuación que la empresa Titan Salvage ha diseñado para recuperar los restos del carguero panameño New Flame, encallado frente a Gibraltar desde el 12 de agosto, tendrá una duración de unos cuatro meses y un coste de varios millones de dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 2008