Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alicante evoca el 150 aniversario de su conexión ferroviaria con Madrid

Fue la primera ciudad de la costa con enlace por tren con el centro peninsular

Alicante fue la primera ciudad costera española que se conectó por ferrocarril con el centro penisular, en concreto, con la capital, Madrid. Fue el 4 de enero de 1858. Hace 150 años. El primer convoy viajaba a 27 kilómetros por hora y el recorrido duraba 17 horas. Pese a ello, la llegada del ferrocarril revolucionó la ciudad de Alicante y espoleó su economía. Hasta tal punto fue así, que para viajar de Madrid a París la ruta más rápida durante aquellos años era llegar primero a Marsella en tren para viajar después en barco hasta Alicante y de allí, de nuevo en ferrocarril a la capital, explica José Daniel Hernández, vicepresidente de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Alicante.

El tren llegó primero a Alicante por el favorable perfil orográfico

El ferrocarril revolucionó la ciudad y espoleó la economía local

Esta asociación está preparando la efemérides con esmero y organizará en los próximos meses diversos actos para conmemorar una fecha que cambió la cara de la ciudad y le facilitó una década de importante crecimiento, mientras se fueron acabando las conexiones de Madrid con otros puntos costeros de España. El tren llegó primero a Alicante tanto por la distancia como porque el perfil orográfico lo facilitó.

La estación, ubicada en el mismo sitio que actualmente, se construyó extramuros porque precisaba de gran cantidad de terreno y a precio más económico. Esto sirvió de excusa al Ayuntamiento de la época para solicitar permiso para iniciar el derribo de la muralla que rodeaba Alicante. La ciudad vive una gran expansión urbana y poblacional. Barrios como San Blas o Ciudad de Asís nacieron y crecieron inicialmente a raíz de la llegada del ferrocarril.

El beneficio económico más claro, por otra parte, fue para el puerto de Alicante, que históricamente ya era la puerta de salida y entrada de lana y cereales de Castilla-La Mancha, pero que potenció este papel. El aumento de tráfico supuso también un incremento de las inversiones portuarias. "Alicante se convirtió en una ciudad importante y poco después se implantó una sucursal del Banco de España", subraya Hernández. La reina Isabel II inauguró la línea oficialmente el 25 de mayo de 1958.

La celebración de este aniversario, además, se produce en un momento en el que la alta velocidad está de actualidad, en la Comunidad Valenciana y en general en toda España. El tren fue considerado en los primeros tiempos como un motor de modernidad y prosperidad y aunque en la década de los 60 y 70 del pasado siglo no faltaron voces que lo consideraron un medio de transporte agotado, la realidad ha demostrado lo contrario.

El catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Alicante y especialista en transporte, Javier Vidal, destaca que después de esas décadas países como Francia o Japón se esforzaron en superar esta crisis apostando por el ferrocarril de alta velocidad. "La alta velocidad demostró que el ferrocarril tiene capacidad de superarse tecnológicamente, de complementarse con otros medios de transporte", subraya el catedrático. Vidal resume que "no hay un agotamiento del ciclo del ferrocarril después de 150 años, sino que ha habido una superación, por la alta velocidad, por las líneas de cercanías y en relación con el medio ambiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de enero de 2008