Reportaje:

A la espera de Higuaín

El cuerpo técnico del Madrid lamenta la irregularidad del argentino, destacado ante el Alicante y clave en la pasada remontada liguera

En su carta a los Reyes, Gonzalo Higuaín ha pedido jugar más, disfrutar y ganar títulos. Probablemente el segundo deseo dependa del primero. Con 20 años, al delantero argentino le gusta tanto el fútbol que no disfruta nada cuando está obligado a verlo desde el banquillo. Llegó en el mercado de invierno de año pasado -procedente del River Plate por 12 millones de euros y un contrato hasta 2013- como una promesa. La idea de la dirección deportiva del club blanco era que se fogueara poco a poco para explotar definitivamente esta campaña. Pero las cosas no han ido según los planes. En el cuerpo técnico hablan de él como de un jugador "demasiado irregular" y "sin instinto asesino delante de la portería".

No opinaba lo mismo Fabio Capello, que no quiso saber nada de procesos de adaptación en enero del año pasado y vista la mala racha de su equipo se vio obligado a recurrir a Higuaín muy pronto: el delantero disputó 19 de los 23 partidos posibles. Marcó dos goles, uno de ellos decisivo para la remontada final hacia la Liga. Fue contra el Espanyol en el minuto 88 y selló el 4-3. Ésta tendría que haber sido la temporada de su definitiva explosión. Pero sólo ha jugado ocho partidos -y sólo tres de titular-, suma 305 minutos y dos tantos.

No parece que Bernd Schuster cuente demasiado con el argentino. Primero porque Raúl y Van Nistelrooy son insustituibles y descansan sólo en Copa. Y segundo porque, al no prescindir el alemán de la pareja de delanteros titulares, tiene que poner a Higuaín en la banda derecha. Pero es cerca del área donde gana efectividad. Lo demostró el miércoles en Copa jugando en su sitio, de segunda punta. Asistió, remató y se asoció con todos sus compañeros. Le faltó el gol, sí, pero dio la asistencia a Robben en el primer tanto. Fue el que más remató a portería -cinco disparos, por cuatro de Robben y tres de Soldado- y en el número de pases bien realizados sólo fue inferior a Guti -61 por 37-.

Al cuerpo técnico del Madrid, sin embargo, la actuación de Higuaín no le pareció tan espectacular. Consideran que el argentino estuvo bien en la primera parte pero regular en la segunda. "Es uno de sus problemas. Es demasiado irregular, no tiene continuidad en el juego. Es un aspecto en el que tiene que trabajar mucho", aseguran. En el cuerpo técnico entienden que el partido contra el Alicante era la ocasión para que los suplentes se reivindicaran. De hecho, Schuster alabó en rueda de prensa el trabajo hecho por Robben y por Guti -"me gusta que me compliquen la vida con sus prestaciones", dijo. Ni una palabra, en cambio, sobre Higuaín. "Igual que en la ida, era el partido ideal para que marcara tres o cuatro goles y cogiera confianza, pero nada. Le falta el instinto asesino delante de la portería y finalizar la jugada", asume uno de los ayudantes de Schuster. Bien es cierto que sólo la gran actuación de Ricardo, portero del Alicante, impidió a Higuaín, celebrar un gol en dos ocasiones.

En el Madrid no encuentran explicaciones a los problemas de finalización del delantero argentino. Aseguran que es un gran profesional en los entrenamientos y que su trabajo diario es impecable. Pero también creen que la prisa por anotar le impide ser lúcido delante del portero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50