Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP denuncia obstruccionismo parlamentario

El grupo del PP en el Parlamento de Galicia, tantas veces censurado por su rodillo cuando sustentaba a los gobiernos de Fraga, se considera ahora víctima del obstruccionismo de socialistas y nacionalistas, a los que acusa de "impedir el trabajo" de los diputados populares. El portavoz del PP, Manuel Ruiz Rivas, sostuvo que la Presidencia de la Cámara favorece a los grupos que sustentan el Gobierno y aplica el reglamento de forma "restrictiva" con el PP.

Dos ejemplos "graves" ilustran la situación descrita por Ruiz Rivas. De un lado, la calificación de las iniciativas del Grupo Popular a la hora de componer el orden del día de los plenos, al negar PSOE y BNG el interés necesario para ser clasificadas como interpelaciones. Del otro, las expulsiones en el plazo de una semana de dos diputados populares de una misma comisión, la quinta, presidida por el socialista Francisco Cerviño.

Ruiz Rivas se quejó de la forma en que la presidenta de la Cámara, Dolores Villarino, conduce los plenos y de las dos últimas comisiones de investigación parlamentarias, la del Salnés y la de la Cidade da Cultura, por indagar "sobre el pasado" y emitir dictámenes "de parte". También consideró escaso el portavoz popular el número de iniciativas de su grupo respaldadas por socialistas y nacionalistas.

Otro de los reproches de Ruiz Rivas en su balance del año parlamentario es la escasa actividad legislativa del Gobierno. De los 35 proyectos aprobados esta legislatura, precisó, siete son de creación de colegios profesionales; cinco, modificaciones de otras normas, y tres, de presupuestos, lo que reduce a 20 leyes la iniciativa legislativa del bipartito. Entre ellas, subrayó, no se encuentran algunas comprometidas por la Xunta, como la de Publicidad Institucional o la reforma de CRTVG. En contraste, el PP fue autor de diez proposiciones de ley finalmente aprobadas, a las que sumó otras 15 que también apoyó. "Por primera vez, la oposición tiene la iniciativa", concluyó.

El portavoz popular contrapuso la "unidad" de su grupo con la situación en el PSOE, después de que el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se ausentara del hemiciclo para no votar el dictamen de la comisión de la Cidade da Cultura. Touriño "huyó para no dar la cara" y "por cobardía", acusó Ruiz Rivas.

La ausencia de Touriño en aquella votación no compromete al portavoz del Grupo Socialista, aseguró ayer el propio Ismael Rego. "Me siento igual de cuestionado que en 2007: me acuesto y me levanto todos los días con mi cargo a disposición de quien corresponda, como hice siempre", contestó, al ser preguntado por su autoridad tras la actitud de Touriño. Rego compareció ante los periodistas para dar cifras de una actividad parlamentaria "intensa" y acusar al PP gallego de intentar, sin éxito, "trasladar a Galicia la crispación" de la política estatal. El portavoz del BNG, Carlos Aymerich, se sumó a la tesis de Rego al destacar la "velocidad de crucero" de la actividad legislativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008