Empiezan a funcionar 44 'taxis' para dependientes

Un total de 44 vehículos adaptados, 20 menos de los previstos en un primer momento para este año, están listos ya para servir como taxis a personas dependientes. Esta línea de transporte "pionera en el Estado", según la Vicepresidencia de la Xunta, empezará a funcionar en 130 ayuntamientos, entre los que se han incluido los más rurales y de población más dispersa. Las furgonetas trasladarán a los usuarios desde sus casas a centros de día, actos lúdicos o cursos. El servicio será gratuito para las personas con ingresos más bajos y el resto pagará una parte.

El vicepresidente gallego, Anxo Quintana, presentó ayer en la santiaguesa plaza del Obradoiro los vehículos y defendió su creación como una "demostración de para qué sirve el autogobierno". El nacionalista duda de que desde Madrid se pudiese impulsar un transporte como éste porque, argumenta, en el resto del Estado no existe una dispersión poblacional como la de Galicia. Según el número dos de la Xunta, antes la comunidad se limitaba a "copiar tarde, mal y a rastras" y ahora, con el bipartito, "exporta conocimiento".

Los interesados en beneficiarse de este servicio deberán solicitarlo en las delegaciones provinciales de Vicepresidencia. Vicepresidencia extenderá el programa a todo el territorio gallego pero no lo hará hasta 2009. En esta primera fase, los 44 vehículos tendrán 22.000 usuarios potenciales y, cuando se complete su implantación, la red atenderá a 100.000 dependientes con una flota cercana a las 300 furgonetas.

Teléfono especial

Vicepresidencia ha adjudicado la gestión del programa a 13 empresas, de entre las 62 que se presentaron al concurso. Los beneficiarios de la red de transporte requerirán sus servicios a través de una línea de teléfono creada para tal fin. El departamento de Quintana ya ha pactado con el Gobierno central la cesión del número 065, pero mientras no se formalice el acuerdo se utilizará un 902.

Las primeras furgonetas recorrerán O Morrazo, Costa da Morte, Os Ancares, O Courel, Terra Chá y el sur de Ourense. Los vehículos están diseñados para un máximo de 7 o 12 ocupantes y los viajeros serán atendidos por una persona de apoyo. Los usuarios deberán acreditarse como dependientes, certificar una discapacidad superior al 65% y demostrar dificultades de movilidad que les impidan usar transporte público.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS