El Principito aterriza en el Matadero

El televisivo Eduardo Casanova protagoniza una versión adulta del cuento

"Ha sido muy difícil, porque era mi primera vez en teatro y me enteré hace poco de que tenía que crear un personaje y darle forma para que evolucionase" dice un Principito de 16 años. No es otro que Eduardo Casanova, más conocido como el adolescente listillo de la teleserie Aida.

Ahora está en la piel del famoso personaje creado por Antoine de Saint-Exupéry. "Una de las cosas complicadas es que me paso volando la mitad de la obra, sujetado por arneses, de un planeta a otro", cuenta Casanova, que ha compaginado a golpe de aeropuerto las funciones en Bilbao, Alicante o Valladolid con el rodaje de televisión en Madrid. Mañana aterrizan en Las Naves del Matadero de Legazpi.

Casanova: "Me paso la obra volando de un planeta a otro, sujeto por arneses"

Pablo Ramos es el responsable de este montaje, al frente de la compañía Come y Calla. Su objetivo era enfrentarse a la tradicional versión infantil del cuento y aportar una lectura para adultos. "La novedad de esta revisión consiste en profundizar en temas como la soledad de los personajes, interpretados por Pep Munné (el aviador), Itziar Miranda y Mario Sánchez, que siempre buscan estar rodeados de gente. Al final se descubre que puedes sentir al Principito sólo con mirar las estrellas", comenta el director, que ha apostado por la escenografía espectacular de Carl Fillion y Ricardo Sánchez-Cuerda.

Este espacio cósmico se completa con personajes corporeizados (el zorro convertido en una punky, por su aspecto agresivo que puede esconder una imagen más tierna o la serpiente femenina) y el telón de acero de un avión estrellado cuya cabina sirve de refugio para el aviador que conversa con el Principito, mientras la sed en el desierto está a punto de matarles.

"Una de las cosas que quería resaltar en esta obra es la magia del libro, ese ambiente de irrealidad que lo envuelve todo. Y para ello tenemos la magnífica música de Pedro Salinas y la voz de Aurora Beltrán", añade el director, que se declara admirador de la cantante de Tahúres Zurdos. Precisamente su voz da vida al misterioso pozo que sale de la nada y canta, salvando finalmente a los protagonistas. "Para mí fue un sueño que ella participara en la obra, igual que la fotógrafa madrileña Ouka Lele hiciera el cartel de la obra inspirándose en los dibujos de Saint-Exupéry", afirma el director.

Cuando escribió la obra (publicada en 1943), Saint-Exupéry se imaginaba a sí mismo en pleno desierto, a 40 grados a la sombra, con su avión estropeado sobre la arena y un niño extraterrestre, de sangre azul y muy preguntón. "¿Qué es esta cosa? Vuela. ¡Has caído del cielo! Sí. ¡Ah, qué gracioso! Soltó tal carcajada que me sentí muy irritado. No me gusta que se tomen a risa mis desgracias".

El Principito. Las Naves del Matadero (paseo de la Chopera, 14) De martes a sábado, a las 19.00. Domingo, a las 12 y a las 18.00. El día 5, función única a las 12.00. Entradas: de 15 a 20 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 27 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50