Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ronaldinho espabila para escapar del banquillo

"Ronnie' está enchufado y va a tope hasta en el calentamiento", advierte Xavi mientras al Barça le preocupa la gripe de Eto'o

Frank Rijkaard se lo pensó mucho, habló con Ronaldinho "varias veces" y tan pronto advirtió que no le quedaba otro remedio, que el juego del brasileño no le ofrecía alternativa, sentó en el banquillo al futbolista que cambió la vida al Barça. "Si está bien, nadie le deja en el banquillo. Jugar depende de él", dijo el entrenador. O sea, que Ronnie se sentó a sí mismo.

Sin Ronaldinho en el once titular -por lesión o decisión técnica-, las cosas no le han ido mal al Barça: de nueve partidos, sólo perdió uno (Villarreal), empató dos (Lyon y Espanyol) y ganó los otros seis. Vistos los datos, ¿por qué tendría que jugar contra el Madrid? Responde Juan Carlos Unzué, ayudante de Rijkaard, con otra pregunta: "¿Por qué ha reaccionado ante una situación dura y atípica para él? Porque su actitud es muy buena aunque no ha recuperado su mejor nivel". Y conviene: "Necesita tiempo, pero lo está poniendo todo". Incluso ha seguido en las dos últimas semanas un tratamiento específico a base de pesas y velocidad para compensar su ausencia en los partidos.

Técnicos y jugadores ya lo avisaron. "Está en manos de Ronaldinho volver a ser el que era", dice el director técnico, Txiki Begiristain. "Le ayudaremos", concluye el presidente, Joan Laporta. En vísperas de recibir al Madrid, Ronaldinho comparece en escena dejando la sensación de que, al final, ha espabilado, que quiere jugar un partido que conoce. Se ha alineado tres veces contra el Madrid en el Camp Nou: ganó una y empató dos.

"Ronnie está enchufado. Va a tope hasta en el calentamiento", corrobora Xavi. Con Messi de baja, Bojan y Giovani pidiendo paso y Henry de vuelta -ayer recibió el alta médica y jugó el partidillo a buen ritmo-, Rijkaard cuenta con opciones. "Ronaldinho tiene ganas. No le gusta estar en el banquillo", aclaró Márquez, que tuvo un pique con el 10 durante el entrenamiento. Formó Rijkaard un equipo con la defensa titular (Puyol, Márquez, Milito y Abidal) y puso al brasileño en el supuestamente suplente: marcó un gol, de falta, y metió el pie, de ahí el pique con Márquez.

"Es un futbolista sumamente importante para nosotros", afirmó Milito, que añadió: "Su presencia puede desestabilizar a la defensa rival, entre otras cosas porque el central siempre debe vigilarle con el rabillo del ojo para dar la cobertura al lateral". "Es difícil imaginarse a Ronaldinho en el banquillo. Es determinante y siempre nos puede dar la victoria", consideró Iniesta en Catalunya Rádio. El volante se alineó ayer junto a Giovani y Eto'o en el once teóricamente titular. "El mister suele cambiar los equipos", avisó Iniesta; "se hace difícil ver a Ronnie en el banquillo ante el Madrid".

La historia dice que nunca un crack azulgrana se ha sentado en el banquillo del Camp Nou. Ocurre además que cinco jugadores están afectados por la gripe, entre ellos Eto'o, el caso más preocupante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de diciembre de 2007