Muere una niña al caerle cascotes de un edificio en obras

Una niña de cinco años perdió la vida ayer en Béjar tras caerle encima cascotes procedentes del derrumbe controlado de un edificio de la localidad salmantina, según confirmaron fuentes de la Policía Local. El accidente se produjo sobre las nueve de la mañana cuando la niña iba al colegio con su madre.

Según testigos, madre e hija iban a cruzar la calle para entrar en el centro educativo y, en ese instante, pasó un coche, lo que las obligó a acercarse a la acera. Fue entonces cuando una esquirla procedente de la parte superior del edificio contiguo se precipitó sobre la menor. El Servicio de Emergencias 112 trasladó a la niña al hospital, donde ingresó cadáver.

El alcalde de Béjar, Cipriano González, afirmó que se ha abierto una investigación para esclarecer el suceso. Y aseguró que la empresa que estaba procediendo a la demolición del edificio del que se desprendieron los cascotes que mataron a la niña tenía permiso de obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de diciembre de 2007.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50