Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niebla obliga a desviar vuelos en Barajas

Madrid se despertó ayer con una densa niebla que sólo empezó a remitir después del mediodía, y que obligó a desviar dos vuelos en el aeropuerto de Barajas a primera hora de la mañana. El aeródromo madrileño activó el plan de baja visibilidad y redujo los movimientos en las pistas de 48 a 30 por hora. Hasta la tarde se produjeron retrasos en los vuelos de alrededor de media hora.

La niebla afectó bastante menos a las carreteras de entrada a la capital, que registraron un tráfico mucho más fluido del habitual, debido al puente de la Constitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de diciembre de 2007