Poemas inéditos de Alberti

Réquiem

Aquí... aquí... donde tú estuviste

Donde estuvo ya inmóvil tu cuerpo...

Aquí... aquí... a esta luz amarga

De color siglo XIII y muy viejo...

Quiero hacer este verso

Triste,

Muy triste

Como rayo de luna sobre el Campo Muerto

Me encuentro.

¡Y ahora sí que estoy solo!

Unas luces enfermas de color ceniciento...,

Un Cristo...,

Unas flores mustias de blancor enfermo...

¡como cuando estaba ya inmóvil

tu cuerpo!

¡Tu cuerpo! :

largo y abultado como las estatuas del Renacimiento. ;

y la túnica humilde... de pliegues helénicos... ;

y tus manos místicas...

¡Oh, las ascéticas manos

de los muertos!

¡Oh, el color, el color de los muertos! :

Color de llanura cuando ya hace frío...

Color de este verso.

Aquí... aquí: ¡Como aquella noche!

Más información

Me acuerdo de mi juramento,...

Que te hice temblando... temblando...

Al oído...

¡ya sin eco!

Y ahora:

Quiero

Renovar "aquello"...

Y seguir siendo bueno,

Muy bueno...

Aquí, aquí, donde tu estuviste... ;

Donde estuvo ya inmóvil tu cuerpo...

Aquí... aquí...: a esta luz amarga

De color siglo XIII y muy viejo...:

Hice

Este verso.

Julio MCMXX III

Ingenuidad

A Chinita

Todavía no tiene diez años... Pero

¡Qué importa!

Ella, inocentemente me quiere... pero

con una inocencia tan grande!... que

inocentemente yo también la quiero...

Todavía no tiene diez años...; pero...

¡Qué importa!

Su primitivismo no sabe de "eso"!

No sabe de "eso"

Que

desgraciadamente yo supe hace poco tiempo,

muy poco tiempo.

Su primitivismo no sabe de "eso";

Sabe de otras cosas: leyendas de Wagner...

¡Oh qué lindo, qué lindo, aquello del Cisne,

contado por ella! "Aquel Caballero..."

¿Y cuentos?

Sabe "Pulgarcito" y la "Bella Durmiente del bosque"...

Siempre que termina de contar sus cuentos,

se sube a mi falda, y sus brazos me los echa al cuello...

y nos damos un beso muy largo, muy largo,

como "aquel caballero"...

Y nos damos un beso.

¡Un beso!... ¡Qué importa!

Es tan inocente!... Además me quiere...

e inocentemente yo también la quiero...

¡Un beso!... qué importa!...

¡Qué importa

que sea muy largo, muy largo,

si es un beso de Cuento...

¡Qué importa!

Dejadnos:

Su primitivismo no sabe de "eso"!;

No sabe de "eso",

que,

desgraciadamente yo supe hace poco tiempo,

muy poco tiempo.

Julio MCMXX III

"Es una frente la que hoy pide auxilio"

Es una frente la que hoy pide auxilio partida y dejada sobre las extensiones donde los

buitres le declaran la guerra al viento y a la lluvia.

Los barrotes más fríos me llevan a las llamas.

Mañana será otro día y un alma desertora no dispondrá ni de un pequeño pie de aire para

vanagloriarse de sus crímenes.

Aquí es donde las manos más aburridas tienen forma de punzones helados.

¿Quieres mirar cómo se empaña de odio el acero orinado de las tibias?

Me joden todos tus muertos.

Hay una estrella hacia el norte que te vomitará la viruela,

un cometa hacia el sur que arrasará tu lengua en la sangre lunar de las mujeres,

las vacas del oeste ya no paren más que un humo coagulado de moscas.

¿Qué buscas hacia el este si el mar es el último gargajo desprendido del Gran Ano Supremo?

Lloro y me la meneo ante los sagrados cojones de la Virgen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50