La policía acaba con los asaltos a iglesias de una mujer y sus hijos

Asaltaban iglesias y se llevaban de todo. Una mujer de 44 años, R.R. S., y sus dos hijos de 27 y 21 son los presuntos autores de al menos siete robos perpetrados en cinco santuarios de las localidades de Oia, A Guarda y Tomiño. En este último municipio llegaron a profanar el sagrario de la capilla de Forcadela en busca de objetos de valor.

La Guardia Civil llevaba más de un mes tras la pista de esta peculiar banda que, además de sustraer, presuntamente, todo lo que encontraban en las sacristías, forzaban las cerraduras de las puertas y de las urnas de los donativos, causando importantes daños para lograr su cometido. El pasado miércoles, agentes adscritos al puesto de la Guardia Civil de Tui, lograron detener a J.A. M.R. y a su hermano A.M.R. y el jueves dieron con el paradero de la madre de ambos, todos ellos vecinos de esta localidad. En el registro del domicilio sólo se halló parte del botín producto de los asaltos ya que no quedaba rastro del dinero de los cepillos, que no ha podido ser cuantificado. Varios cálices, uno de ellos de plata, equipos de megafonía, un amplificador, un deshumificador y una aspiradora son algunos de los objetos recuperados.

La pista de los presuntos ladrones surgió a raíz del asalto que presuntamente perpetraron en la iglesia de Tomiño, el pasado 20 de noviembre, donde abrieron un enorme boquete en la puerta principal para acceder a su interior, a pesar de los dos cierres de seguridad que tenía. Del sagrario se llevaron un cáliz de plata bañado en oro y de la sacristía un amplificador y varios micrófonos, todo ellos valorado en 36.000 euros, aunque el montante de los sustraído en los asaltos supera los 80.000.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS