Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que sí dijeron los peritos

Los expertos ratificaron las irregularidades de la grabación

Los peritos de la policía que han declarado en el juicio dejaron claro las múltiples irregularidades del vídeo que sirvió a El Mundo para acusar a Manuel Chaves de haber ordenado espiar a los presidentes de las cajas de Sevilla. Imágenes repetidas y un sonido que no se corresponde con las imágenes, y que se insertó posteriormente son algunas de las anomalías detectadas.

Así, uno de los funcionarios que hizo un informe sobre el vídeo declaró: "Lo que hay en la cinta de video ha sucedido en la realidad, pero ha sido alterado (...) Hay dos momentos en los que se repiten las mismas imágenes pero con distinto sonido. La señal de vídeo y audio no están grabadas en el mismo momento".

El letrado de López Benjumea preguntó a los peritos si la falta de sincronización entre imagen y sonido puede deberse al uso de aparatos diferentes para grabar. La respuesta del policía es también clara: "La desincronización puede existir, pero no tanta desincronización como presentan estas cintas de vídeo".

Uno de los expertos en acústica forense aseguró que el audio era tan malo que no pudieron ni "determinar el número de hablantes". Curiosamente sí se oye bastante bien la frase "entre Pino, Pizarro y Chaves me han ordenado espiar" a Benjumea. Pero uno de los peritos añadió: "Esa frase podría intuirse que se dice. Pero no permite la posibilidad de hacer un informe de voz porque las características acústicas no permiten hacer un informe de quién la pronuncia".

Un letrado preguntó si la mala calidad de la señal puede deberse a que la grabación se hizo con una grabadora de bolsillo o a que se inserta luego el sonido al vídeo. Otro perito lo aclaró: "Me decantaría por la segunda opción. Que esa secuencia haya sido insertada al video".

He aquí una de las claves de por qué es un montaje.

Seis años entre los juzgados y los peritajes de la policía

2-12-2001. La Policía remite al juzgado un vídeo VHS entregado por López Benjumea el 30 de noviembre. Entra en el depósito judicial la cinta.

15-5-2002. Joaquín Corpas entrega un vídeo de las cámaras de seguridad de la Caja San Fernando.

2-7-2002. Se hace un visionado de la cinta entregada por Benjumea. Se remite el vídeo a la policía científica.

26-9-2002. La policía científica devuelve la cinta y adjunta un informe. La policía realiza una grabación en cinta de audio del sonido que contiene la cinta. Esta grabación se remite a la sección de acústica forense.

27-9-2002. Sección de Acústica Forense informa sobre el formato audio anteriormente indicado. No hace constar la remisión de la cinta de audio.

27-1-2003. Francisco Rosell y Caraballo entregan al juzgado el vídeo que tenía el periódico.

8-5-2003. Remisión de las dos cintas de vídeo a la policía científica para que se haga informe comparativo.

8-7-2003. La policía científica remite el informe, haciendo constar en el oficio que se acompañan las cintas de vídeo objeto de estudio. No hay diligencia de recepción en el Juzgado.

27-7-2005. Se produce un robo en la caja fuerte del despacho del secretario del juzgado que custodia las cintas. Desaparece, en principio, sólo una de las cintas. Se abre una investigación que se archiva por falta de autor conocido.

31-5-2007. El juzgado que investigó el caso remite al magistrado que tiene que juzgar el falso espionaje una cinta de vídeo y una cinta de cassette. Se especifica que otra cinta fue robada.

26-11-2007. Al visionar la cinta en el juicio, se comprueba que el segundo vídeo del falso espionaje también ha desaparecido.

'Ligero desajuste'

- El Mundo aseguraba ayer en un editorial que los peritos "ratificaron que el ligero desajuste entre el sonido y la imagen de la grabación se explica porque la cámara estaba situada en una terraza y la señal de audio se captó mediante una grabadora que el detective contratado por Benjumea llevaba en el bolsillo". Nada de lo que dice esta frase se oyó en el juicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 2007

Más información