Egibar propondrá al nuevo EBB su proyecto de coalición nacionalista

Mantiene contactos oficiosos con los partidos que podrían participar en ella

Joseba Egibar, presidente del PNV de Guipúzcoa, mantiene la intención de someter a la consideración del nuevo EBB (ejecutiva del PNV) que saldrá elegido el próximo 15 de diciembre su propuesta de coalición nacionalista, Euskal Herria Bai, que integrarían en principio PNV, EA, EB y Aralar, para concurrir a las elecciones de marzo.

Se trata de un formato equivalente al que mantienen en Navarra los mismos partidos excepto IU-EB, pero en este caso destinado a configurar una plataforma política de apoyo a la consulta soberanista proyectada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe.

Egibar ha constatado "gran apoyo social" a la creación del bloque de partidos

El dirigente del PNV guipuzcoano hizo pública su propuesta de coalición el 21 de octubre, en una entrevista en Gara, la víspera de que fuera discutida en el EBB, en cuyo orden del día estaba incluida. De hecho, él mismo informó de este extremo en una llamada a Radio Euskadi para contrarrestar el desmentido oficioso que sobre ello se hizo desde la dirección del PNV. Pero Egibar fue inmediatamente desautorizado por el que será elegido presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ahora presidente del PNV de Vizcaya, quien le reprochó que hubiera planteado en público una iniciativa que debe dirimirse "dentro de casa".

Pese a la fórmula expeditiva con la que se dio por resuelto este episodio, Joseba Egibar insiste en que el proyecto de coalición electoral no está descartado por el EBB, porque quedó sobre la mesa. Por ello, no renuncia a volver a plantearlo ante el nuevo Euskadi Buru Batzar elegido formalmente el 15 de diciembre. Durante las semanas transcurridas desde el 21 de octubre, Egibar ha seguido manteniendo contactos oficiosos sobre el tema con representantes de los otros partidos.

Desde el actual EBB se asegura, sin embargo, que se trata de un asunto que fue zanjado con el cruce de declaraciones en el que Urkullu cuestionó la idea de Egibar. "Se trata de un tema ya viejo", afirmó un portavoz, dando a entender que quedó resuelto. No obstante, al encontrarse el partido en su proceso congresual, todo lo relacionado con las próximas elecciones corresponderá decidirlo a la nueva ejecutiva.

Pese a que no desiste de su propuesta, Egibar reconoce también que hay que esperar para que la coalición que propugna pueda ser serenamente analizada por las formaciones afectadas. "No es el actual momento político el más propicio para su debate", afirma. El PNV y EA están en pleno proceso de debate congresual interno y haciendo esfuerzos para integrar a sus corrientes discrepantes en direcciones de consenso. A su vez, EB y Aralar, los otros dos partidos concernidos en el proyecto de coalición, tienen como prioridad decidir si les conviene mantener el pacto que tan buenos resultados les dio en las pasadas municipales y forales.

En cualquier caso, el presidente de la ejecutiva guipuzcoana del PNV considera que el hecho de haber dado publicidad a su proyecto de unidad nacionalista, destinada a "empujar" activamente el reconocimiento al derecho a decidir que propugna el plan de Ibarretxe, ha servido para constatar el "apoyo social" a la iniciativa. Este dato reafirma su fe en el proyecto, que volverá a someter a la dirección de su partido en cuanto quede renovada en diciembre. Y, también, el hecho de que tampoco ha caído del todo en saco roto. De los partidos requeridos, ha sido EA el más receptivo, como lo refleja la actitud favorable a la coalición expresada por sus dirigentes, Rafael Larreina (vicesecretario) y Unai Ziarreta (secretrio general). El secretario general de EA se mostró la pasada semana abiertamente partidario de la creación de "un bloque de partidos" alineados con las posiciones del lehendakari para hacer frente a los retos electorales del 2008, las elecciones generales de marzo y las posibles autonómicas adelantadas.

Al igual que Egibar, Ziarreta argumentaba que no se debe deslindar la concurrencia a unas elecciones del "contexto político" cuando se dan "retos tan importantes" como los del calendario propuesto por Ibarretxe. Y ésto pese a que la ponencia EA, presentada al congreso de diciembre excluye el debate sobre las coaliciones. Los otros dos partidos, Aralar y EB, mantienen un silencio prudente sobre el asunto de la coalición a cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de noviembre de 2007.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50