Conferencia | Mundial Antidopaje

Ciclismo, Tour, Valverde, siempre en boga

En el principio fue el ciclismo, el Tour. La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) nació porque Juan Antonio Samaranch, entonces presidente del Comité Olímpico Internacional, apoyó en 1998 una idea de Jean-Claude Killy, entonces al frente de la organización del Tour de Francia.

Nueve años después, el ciclismo, el Tour. Visto que su negocio corría peligro, la Unión Ciclista Internacional y el Tour diseñaron este otoño, con apoyo de la AMA, el pasaporte biológico: a los 800 mejores ciclistas se les medirá durante meses la hemoglobina y los reticulocitos. Si su evolución se aparta de una referencia lógica, no podrán participar en el Tour. Y, anunció ayer Alain Garnier, director científico de la AMA, se considerará dopaje y serán sancionados un mínimo de dos años. Es la gran novedad: no hará falta un positivo para considerarlo dopaje.

No se sabe si Alejandro Valverde correrá el Tour de 2008, pero, si fuera por la UCI y la AMA, el murciano, relacionado con la Operación Puerto, no disputaría la carrera ni ninguna otra en dos años. Ambos organismos han demandado a la Federación Española ante el Tribunal Arbitral del Deporte porque no le abre expediente. Para afianzar sus posibilidades, basadas en una bolsa de plasma con el nombre del perro del corredor, han solicitado una muestra. El derecho suizo no lo ve descabellado y la federación no se opondría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 17 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50