Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pequeño y capaz

El Subaru Justy es un minimonovolumen urbano con un formato similar al Fiat Panda. Gasta poco y se aparca en cualquier hueco, pero se distingue por su habitabilidad e incluye un buen equipo de serie. Ya está a la venta con unas tarifas a partir de 10.900 euros.

El Justy es el modelo más pequeño de Subaru en Europa, un utilitario monovolumen de 3,6 metros de largo. Como la mayoría de los coches urbanos, ofrece unos consumos muy bajos y un tamaño mínimo que facilita el aparcamiento y la circulación en ciudad. Pero el Justy añade aspectos que le diferencian de otros competidores similares, como los Fiat Panda, Chevrolet Matiz y Kia Picanto, y ofrece un interior especialmente desahogado para sus medidas y un equipo de serie más completo de lo normal, con cuatro airbags, aire acondicionado, radio-CD y otros elementos que no suelen venir de origen en los coches de ciudad.

El último Subaru acaba de salir a la venta y, a diferencia de su antecesor, sólo se ofrece con tracción delantera (no tiene 4×4) y motor de gasolina, un eficiente y voluntarioso 1.0 de 70 CV que comparte con el Toyota Aygo. Se comercializa desde 10.900 euros en el acabado básico Classic, y desde 11.900 en el Limited o superior, el más recomendable porque añade seis airbags y ruedas más grandes de 14 pulgadas, en vez de 13, que mejoran el aplomo del coche.

Cinco plazas y cinco litros

El nuevo Justy presenta una apariencia más sólida y moderna que el actual y es más amplio por dentro. Incluye cinco plazas, y tanto delante como atrás permite alojar adultos. El maletero tiene 225 litros y se puede ampliar plegando los respaldos traseros, que dejan el piso plano. También presenta detalles de diseño, como una instrumentación que va sujeta a la columna de dirección, y sube y baja con ella, y otras soluciones funcionales, como la posibilidad de ajustar la inclinación de los respaldos traseros para recostarse un poco y reforzar el confort. La buena dotación de huecos para objetos y la insonorización del habitáculo contribuyen también a que el pequeño Subaru resulte un coche práctico y agradable.

El motor 1.0 acoplado a un cambio manual de cinco marchas brinda prestaciones satisfactorias -acelera de 0 a 100 km/h. en 13,9 segundos y alcanza 160 km/h.- y consumos brillantes: 6,1 litros en ciudad, sólo 4,4 en carretera y cinco de media, con unas emisiones de 118 g/km de C02.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 2007