Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda externa de las empresas dispara el déficit corriente

España no es sólo el segundo país del mundo con mayor déficit por cuenta corriente. Es también donde este déficit se ensancha más rápidamente. Porque los 56.000 millones de euros de diferencia entre los ingresos que recibió y los pagos externos que realizó en los ocho primeros meses de 2006 se han convertido entre enero y agosto de este año en un saldo negativo de 66.800 millones. Es decir, España gasta ahora un 19% más en el exterior.

Para encontrar la explicación de este avance del déficit hay que mirar a la cuenta de rentas, que recoge las inversiones de las empresas. Y aunque las entidades españolas reciben ahora más fondos de fuera, los pagos que han hecho han aumentado en mucha mayor cuantía, resultando un avance del déficit de rentas del 45%, hasta superar los 20.000 millones.

El analista de Funcas Ángel Laborda achaca el aumento de los pagos a la expansión internacional de las empresas españolas, para lo que se han endeudado en el exterior, y al aumento de los tipos de interés. En cambio, los mayores pagos responden al retorno de dividendos de inversiones en otros países, como la de Telefónica en la operadora británica O2.

Otra causa del aumento del déficit es, como no, la escalada del euro y el aumento de los precios del petróleo. La moneda europea rozó ayer su enésimo techo al cambiarse por 1,47 dólares. La carestía de las exportaciones y las importaciones a precio de ganga han elevado el déficit comercial un 6,2%.

El dinero que los inmigrantes envían a sus hogares ha contribuido también a agravar el déficit de la balanza de pagos. Las transferencias pasaron de un saldo negativo de 5.000 millones el año pasado a más de 6.500 entre enero y agosto de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de noviembre de 2007